Iaberius

verano lovecraftiano

Con el nombre de Verano lovecraftiano da comienzo hoy en Madrid un seminario literario dedicado al enorme figura de H. P. Lovecraft. A lo largo de dos fines de semana, este y el que viene, los participantes podrán empaparse de conocimientos sobre la vida y obra del creador del horror cósmico y participar en las diversas charlas y lecturas.

Los organizadores del curso, la librería La sombra y la web cultural Canino, han reunido a cuatro especialistas para que guíen a los asistentes por los insondables y resbaladizos rincones de la vida y obra del escritor de Providence. Francisco Serrano, Noel Ceballos, Yago García y John Tones son los encargados de las cuatro clases de hora y media en las que se distribuye el seminario, en las que también se comentarán las lecturas recomendadas con los asistentes.

La primera clase se dedicará a una breve introducción a los mitos con un repaso general a la influencia y legado del autor y de su manera de plantear el horror. En la segunda, el sábado 11, se tratará la vida y obra del autor y se analizará la evolución literaria que lo condujo a la gestación de los mitos.

En la tercera sesión, el viernes 17, se estudiarán los precursores y referentes de H. P. Lovecraft, y cómo el horror sobrenatural de los autores decimonónicos influyó en la gestación del horror cósmico del escritor de Nueva Inglaterra. También se tratará el famoso círculo de Lovecraft, de escritores contemporáneos del autor. Por último, el sábado 18 de junio, el tema de la clase será la influencia de Lovecraft en la literatura posterior y, más ampliamente, en toda la cultura popular del siglo XX y XXI.

El curso cuesta 50€, aunque existe la posibilidad de apuntarse por bloques. Para más información, dejo a continuación los enlaces a las páginas de los organizadores.

http://librerialasombra.com/2016/05/25/verano-lovecraftiano-un-seminario-primigenio-de-canino-y-libreria-la-sombra
http://www.caninomag.es/programa-completo-de-verano-lovecraftniano-primer-seminario-literario-de-canino-y-la-sombra-ia-ia

Sátira del suicidio romántico y Sátira del suicidio romántico por amor, dos cuadros que me impresionaban mucho cada vez que los veía en los manuales cuando tenía que estudiar la literatura del Romanticismo.

Leonardo Alenza, Sátira del suicidio romántico

Sátira del suicidio romántico

Leonardo Alenza, Sátira del suicidio romántico por amor

Sátira del suicidio romántico por amor

Aunque es uno de los artistas más importantes del Romanticismo español, Leonardo Alenza sigue siendo bastante desconocido. Introvertido, enfermizo, bohemio y pobre, este pintor tuvo, además, una muerte temprana de tuberculosis, lo que le dio cierto halo de artista maldito. Alenza fue un buen observador de la sociedad que lo rodeaba y destacó, sobre todo, en la pintura de cuadros costumbristas. Alejado del Romanticismo oficial, sabía dotar a sus cuadros de cierta ironía y humor que mostraban su peculiar visión de la realidad.

Precisamente es al movimiento romántico al que parece satirizar en estos dos cuadritos conservados en el Museo del Romanticismo. Pero no hemos de caer en un error: la personalidad de Alenza fue romántica y así fue definido en su tiempo. Con estas dos obras lo que hace, más bien, es criticar los los excesos de muchos que, sin comprender realmente este movimiento, lo llevaron al límite o se quedaron en lo meramente externo. Un Romanticismo más fingido que sentido, que ponía el acento en lo más trágico y dramático antes que en el ansia de libertad a todos los niveles, en el conflicto del yo frente al mundo en el que le ha tocado vivir.

¡Los románticos!

Estos dos cuadros los presentó Leonardo Alenza dentro de una serie de seis «caprichos» en la exposición de la Academia de San Mateo de 1839. La pareja fue conocida como «¡Los románticos». Más adelante fueron denominados como «suicidios».

En efecto, el tema de los dos cuadros es el suicidio romántico, el trágico e inevitable final al que llega el individuo cuando su «yo» exaltado choca de bruces contra la realidad. Pero aquí se trata de meras sátiras. Sí, la noche, los cielos crepusculares y los espacios son puramente románticos: el cementerio y la peña escarpada y agreste. Pero los personajes están pintados con rasgos caricaturescos. Un doble suicida que se lanza al vacío y se va a clavar un puñal al mismo tiempo, y dos amantes ancianos, de rasgos casi cadavéricos, que rozan ya lo grotesco. En ambos cuadros, los personajes están rodeados de objetos simbólicos, bodegones macabros que critican los excesos románticos, que han convertido el movimiento en una moda.

Los dos cuadros están construidos con pinceladas sueltas, rápidas y largas que los dotan de gran expresividad y refuerzan su carácter trágico. La influencia del estilo pictórico de Goya es innegable. La oscuridad envuelve ambas escenas, y en los dos casos, la composición se cimenta en el contraste entre las grandes manchas blancas centrales y los elementos que las rodean. En un caso, se resalta el patetismo de la imagen del doble suicida, que resalta con el blanco de su camisa frente a los pardos del paisaje agreste y el cielo crepuscular. En el otro, la mirada nos lleva a la anciana de aspecto fantasmagórico y mirada perdida que preside la escena, vestida de blanco como una jovencita, que hasta está peinada con tirabuzones.

Referencias
http://museoromanticismo.mcu.es/web/archivos/documentos/piezames_diciembre_2013.pdf
HISTORIA UNIVERSAL DEL ARTE, Tomo 9, Espasa Calpe, 2000

 

Shakespeare y Cervantes

Con esta genial ilustración de Shakespeare y Cervantes jugueteando con sus creaciones, mi compi de Naturaletra, Mónica, que es una gran ilustradora, ha sabido dar vida a una idea que me rondaba por la cabeza para participar desde este blog en el homenaje a estos dos genios de la literatura universal, con motivo del aniversario de los 400 años de su muerte.

Misma fecha, distinto día

Aunque siempre debemos recordar que, aunque tradicionalmente se asume que murieron en la misma fecha, no lo hicieron en el mismo día. En realidad, Cervantes falleció el 22 de abril (lo que pasa es que fue enterrado el 23) y Shakespeare lo hizo el 23 de abril… según el calendario juliano, que tenía un desfase con el gregoriano, aceptado entonces por los católicos, de 10 días. Hasta mediados del siglo siguiente no lo aceptarían en Inglaterra; ese 23 de abril pasaría entonces a ser 3 de mayo.

decíamos ayer

¡Hola a todos! Cuanto tiempo, ¿verdad? Mucho más de lo que creía; muchísimo más. Pero ya vuelvo a estar aquí. En fin, reconozco que se me fue de las manos. En un principio, mi intención era migrar La cruz del diablo de Blogger a WordPress y poco más. Pensé que me llevaría poco tiempo. Luego, vi las posibilidades de esta nueva plataforma y quise hacer un lavado de cara, pero, poco a poco, los cambios que quería hacer se fueron haciendo cada vez más profundos, hasta el punto que, ya veis, he cambiado mismo título del blog a Senderos Ocultos. Además, al igual que otros blogs en los que escribo o colaboro, ahora está integrado dentro de Naturaletra, el colectivo de freelances con el que trabajo.

Por otro lado, todo esto coincidió con diversos factores personales y laborales que hicieron que desatendiese un poco todo este mundillo durante el 2015. De ahí que, al final, ¡haya pasado más de un año! Lo siento mucho. Pero bueno, como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena.

Como se trata de una migración, no se ha perdido ninguno de los artículos publicados en La cruz del diablo. Además, algunos que tenía a medias como borradores los he ido terminando y publicando antes de esta reapertura “oficial”. Falta ir puliendo algunas cosas, revisar enlaces, etiquetas, categorías y formato, pero son cosas menores.

Senderos Ocultos

¿Por qué el cambio de nombre? Los más observadores se habrán dado cuenta de que es el nombre de la “tienda” de camisetas que había abierto en la plataforma Spreadshirt donde colgaba mis diseños, los de mi padre, mi hermana… El caso es que me di cuenta de que este nombre reflejaba mucho mejor el espíritu del blog; yo quería convertir ese manto excesivamente oscuro y gótico en un suave halo de misterio. Por usar un paralelismo becqueriano, pasar del oxímoron blasfemo de La cruz del diablo al poético Los ojos verdes, por ejemplo. Además, con WordPress podía fusionar las dos cosas, ya veis que las tienda tiene un apartado.

El nuevo nombre también refleja mejor ese intento de seguir indagando en los rincones recónditos y poco conocidos del arte, la literatura, la historia… En realidad, todo esto ya lo venía haciendo en la etapa anterior, así que el cambio de plataforma me vino que ni pintiparado para renombrar el blog.

Dicho todo esto, espero poder seguir compartiendo con mis lectores todas aquellas cosas que me apasionan. Si es que todavía me queda alguno 🙂

Un saludo a todos.

Y para hoy, un corto de terror

Corto de animación basado en el conocido relato de terror psicológico de Edgar A. Poe El corazón delator.  Dirigido por Ted Parmelee en 1953, fue nominado al Óscar al mejor cortometraje de animación.

Este corto fue rompedor en su época, lo que era normal en las producciones de la United Productions of America (UPA). La UPA surgió a mediados de los 50 de un grupo de disidentes de la Disney que se alejaban de los cánones establecidos por los grandes estudios, y que querían respetar la visión y el estilo individual de los artistas. Sus animaciones apostaban por la innovación tanto en lo temático como en lo estético, y se acercaban al arte vanguardista de las décadas anteriores o al estilo gráfico estilizado y lineal del mundo publicitario de esos años. En el caso de este corto, la práctica ausencia de color (tan solo blanco y negro y tonos ocres o amarillos) y la animación limitada y expresiva se conjuga perfectamente con esa atmósfera oscura y surrealista que refleja el descenso a la locura del protagonista.

El corazón delator (The Tell-Tale Heart en inglés) es una obra que rompió moldes, ya que en Estados Unidos se consideró la primera animación dirigida específicamente a un público “adulto”, por lo que se clasificó con una X.

Anuncio de El corazón delator

Para saber más:
El corazón delator en Filmaffiniti
Pequeñas historias del cine. Boing, Boing! UPA: La revolución de la animación moderna

 

La batalla de los Campeones

Nos cuenta el historiador griego Heródoto de Halicarnaso, en el primero de Los nueve libros de historia, que la batalla de los Campeones fue un combate excepcional entre una selección de los 300 mejores hoplitas de Argos y otra de los 300 mejores guerreros de Esparta por el control de la región de Tirea. Pero no fue una batalla al uso, no se enfrentaron estos 600 hoplitas en una batalla campal, sino que se trató de una larga sucesión de combates singulares; entroncaba esto con la antigua tradición de los duelos de campeones, como aquellos que describiera Homero en la Iliada, por ejemplo.

La batalla de los Campeones, el colofón de una vieja rivalidad

A mediados del siglo VI a.c., las polis de Argos y Esparta se disputaban el dominio de la costa oriental de la península del Peloponeso. Su rivalidad venía de lejos, como mínimo desde mediados del siglo anterior. Durante la Edad Oscura, Argos había sido la ciudad dominante del Peloponeso y empezó a ver con desconfianza el crecimiento del poder e influencia de Esparta en el sur de la península. El carácter expansionista de los lacedemonios los llevó a invadir las regiones adyacentes y a comenzar la larga serie de guerras mesenias. Así que el choque entre las dos potencias era inevitable. El primer enfrentamiento, la batalla de Hisias (669 a.c.), se decantó del lado de los argivios. Vencieron gracias al uso de una novedosa táctica de guerra: la formación en falange. Por aquel tiempo, el ejército espartano no eran todavía la fantástica máquina de guerra que llegaría a ser un par de siglos más tarde; pero tomaron buena nota.

Lugar donde tuvo lugar la batalla de los campeones

Situación de los llanos de Tirea, en el Peloponeso

Cien años después, para el año 545 a.c., Esparta se había convertido en un Estado totalmente militarizado que disponía de un ejército muy bien equipado, preparado y curtido tras casi dos siglos de guerras constantes. Y que dominaba como ningún otro el empleo de la falange. Una vez controlado todo el sur del Peloponeso, su nuevo objetivo eran los llanos de Tirea, en el Este. Era un territorio cercano a la Argólida, lo que significaba una clara afrenta a los argivios. Y Argos fue a la guerra.

Las dos ciudades-estado se habían seguido enfrentando en multitud de escaramuzas a lo largo de las décadas anteriores. Aunque en esta ocasión movilizaron dos ejércitos muy igualados y de tamaño considerable (seguramente en torno a los 10.000 soldados), el desgaste había hecho mella y, cuando llegaron al campo de batalla, se constató que no estaban por la labor de entablar combate; una batalla de tal magnitud podía acabar diezmando su ciudadanía (los hoplitas eran ciudadanos libres que luchaban por su polis) y los dejaría luego a merced del resto de sus enemigos. Así las cosas, los comandantes pactaron un encuentro y allí acordaron que, en vez de comprometer a todas las tropas, librarían un gran combate de campeones entre los 300 mejores guerreros de cada bando. Los que ganasen, se quedarían con el territorio. Y así se evitarían la masacre.

¿Por qué 300?

300 hoplitas en el la batalla de los Campeones, 300 los que lucharon en las Termópilas… Inculso 300 los integrantes del famoso Batallón Sagrado de Tebas. Se repite el número. ¿Tenía algún significado especial? Bueno, en el caso de los espartanos se sabe que, cuando los jóvenes soldados alcanzaban los veinte años, unos cuantos eran elegidos para convertirse en «caballeros» (hippeis) y entraban a formar parte de un grupo selecto de 300 individuos encargado de proteger a los dos reyes y de combatir como soldados de élite. Pero no era una diferenciación social, contraria al concepto espartano de «grupo de iguales».

¡Solo puede quedar uno!

Como apunté más arriba, la «batalla» no consistía en que luchasen todos a la vez, sino que se trataba de una versión de los combates de paladines. Pero a lo grande, con cientos de combates singulares: se enfrentarían uno contra uno, a muerte, y el vencedor lucharía a continuación con otro adversario. Y así hasta que también cayese. Los heridos o incapacitados no recibirían atención y el final de la batalla supondría la aniquilación del bando contrario. Para evitar la tentación de ayudar a sus compatriotas, los dos ejércitos se retirarían de la zona.

Se convino que saliesen a pelear trescientos de cada parte, con la condición de que el país quedase por los vencedores, cualesquiera que lo fuesen; pero que entretanto el grueso de uno y otro ejército se retirase a sus límites respectivos, y no quedasen a la vista de los campeones; no fuese que presentes los dos ejércitos, y testigo el uno de ellos de la pérdida de los suyos, les quisiese socorrer. Hecho este convenio, se retiraron los ejércitos, y los soldados escogidos de una y otra parte trabaron la pelea […]

Heródoto, Los nueve libros de historia, LXXXII

Después de los sacrificios pertinentes comenzaron los combates. La lucha duró todo el día y fue dura y encarnizada, y muy igualada. Hasta el punto de que, al anochecer, de seiscientos hombres quedaban solo tres: dos argivos en pie, Alcenor y Chromio, y un espartano, Otríades, malherido en el suelo. Los de Argos inspeccionaron la zona para asegurarse de que no había más supervivientes pero, en la creciente oscuridad, no advirtieron que Otríades seguía con vida. Creyéndose vencedores regresaron rápidamente a Argos para anunciar su victoria.

Un desenlace nada claro

Pero habían cometido un grave error. Aunque moribundo, cuando desaparecieron los dos argivos, Otríades se convirtió, técnicamente, el último superviviente de ambos ejércitos sobre el campo de batalla. Antes de morir, sus ilotas le ayudaron a indicar la victoria. Esta parte no está clara. Hay quien dice que llevaron las armas de los argivos a la parte espartana del campo y formaron un signo de victoria; otros, que le ayudaron a escribirlo con su propia sangre en el escudo. Incluso hay una versión, más peregrina, que cuenta que llegó a poner en formación a sus compañeros muertos y aguantó en su puesto con vida hasta que regresaron los ejércitos, al alba. Lo que sí parece seguro es que sus heridas eran devastadoras y no tenía esperanzas de regresar a su patria con vida, y que por eso decidió suicidarse. Los ilotas también debían testificar que se había dado muerte por su propia mano. Esto era importante porque así nadie podría argumentar que había muerto por las heridas infligidas por sus enemigos y quitarle, así, la victoria. Sus conciudadanos siempre podrían contar que lo había hecho por la vergüenza de ser el único superviviente de entre todos sus compañeros.

Otríades

Otríades, escultura de Sergel en el Louvre

El caso es que no quedaba nada claro qué ciudad había vencido. Unos argumentaban que tenían más supervivientes; los otros, que el suyo era el único que se había mantenido en el campo de batalla durante toda la noche. Como ni espartanos ni argivos cedieron, al final tuvo lugar la batalla que tanto se habían afanado por evitar. Y esta vez los espartanos resultaron vencedores.

Heródoto nos cuenta que fue después de esta batalla cuando los espartanos adoptaron la práctica de dejarse crecer bien largo el cabello como signo de orgullo, frente a la costumbre general del resto de helenos. Y en el lugar de la batalla comenzaron a realizar una festividad anual conocida como Parparonia.

Esta batalla supuso la puntilla para las aspiraciones de Argos en la región; fue una espina se que quedó clavada para siempre en el orgullo de sus ciudadanos. Nunca olvidaron que Esparta les había arrebatado la supremacía sobre el Peloponeso y, en adelante, en cualquier empresa o la guerra siempre se posicionaron en el bando contrario a los espartanos. Todavía más de un siglo después, durante la Guerra del Peloponeso, los argivios exigieron una repetición de la batalla de los Campeones. Pero Esparta, que ya empezaba a ver bastante mermado el número de sus espartiatas, no aceptó un desafío con el que no tenía nada que ganar.

Fuentes
  • CARTLEDGE, Paul: Los espartanos. Una historia épica, Ariel, 2009
  • HERÓDOTO: Los nueve libros de Historia, Edaf, 1989
  • «Battle of Champions – 546 B.C.», en Ancient Greek Battles

Galicia Máxica. Reportaxe dun mundo desaparecido es el título de una exposición de fotografías etnográficas en el Museo do Pobo Galego que recoge algunas de las imágenes tomadas por el folclorista y antropólogo histórico Gustav Henningsen hace 50 años en la comarca gallega de Ordes.

El investigador danés es una de las autoridades mundiales en el estudio de las persecuciones de brujas durante la Edad Moderna. Es conocido, sobre todo, por sus estudios sobre la persecución de Zugarramurdi y proceso de Logroño en 1610, y por su obra El abogado de las brujas. A mediados de los años sesenta, Henningsen acababa de empezar en Dinamarca, con bastante éxito, sus investigaciones sobre magia popular y brujería, y llegó a España con la intención de seguir con sus investigaciones. Becado por varias instituciones, su primera intención fue ir al País Vasco o Navarra, la patria de los akelarres, pero Caro Baroja, el gran especialista hispano, le recomendó acercarse primero a Galicia, región menos estudiada en ese aspecto y donde las tradiciones estaban más vivas. Fue en los pueblos y aldeas de la comarca de Ordes, en los que estuvo viviendo más de un año, donde se ganó con el tiempo la confianza de los vecinos y pudo documentar todo tipo de objetos, prácticas y rituales mágicos; pero también otras manifestaciones folclóricas como bailes, fiestas, oficios casi desaparecidos…

mujeres realizando ritual

Fotografía de Gustav Henningsen

Todas estas fotografías pueden contemplarse en esta exposición, que se inauguró el 26 de noviembre y que estará abierta hasta el 17 de enero de 2016 en el Museo do Pobo Galego, en Santiago de Compostela.

daimiel pueblo de brujas

Este fin de semana tendrá lugar la cuarta edición de “Daimiel, pueblo de brujas”, los días 13, 14 y 15 de noviembre, en la localidad del mismo nombre.

Ponencias, talleres y visitas guiadas

Dos ponencias tendrán lugar en el salón de plenos del ayuntamiento. La primera intervención será de Marcial Félix; su exposición lleva por título “Brujería y superstición de la Mancha”, y en ella nos mostrará una recopilación de tradiciones y supersticiones de la época de las brujas daimieleñas. Luego, Juan Ignacio Cuesta, colaborador habitual de Cuarto Milenio, La Rosa de los Vientos o La Escóbula de la Brújula, nos hablará de “La España mágica”.

El domingo por la mañana tendrá lugar una visita guidada por Las Tablas de la mano del etnobotánico Alonso Verde, que realizará un taller de ungüentos, y también una visita guiada a la Motilla del Azuer, enclave arqueológico de primer orden que se levanta en el término de la localidad manchega.

Música, teatro y gastronomía

Como todos los años, habrá visitas teatralizadas al Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel, “fábulas itinerantes”, como les gusta catalogarlas a los organizadores. Esta vez habrá una más que en las veces anteriores, dos el viernes y una el sábado. Tampoco faltará la cena tematizada sobre el tema de la brujería, que estará amenizada con diversas actuaciones de Il Parnaso Musicale, grupo almagreño de música medieval, y por actores del grupo Producciones 099, con una gran queimada final, como es tradicional en todas las ediciones. Por supuesto, a lo largo del viernes, sábado y domingo, se podrán degustar las diversas “tapas de las brujas” en bares y restaurantes locales.

Como novedad, este año tendrá lugar un concurso de fotografía en el que los participantes deberán plasmar las distintas vivencias de este fin de semana de “Daimiel, pueblo de brujas”.

El programa completo de actividades del evento lo podéis leer aquí

 

Bueno, pues ya está, ya pasó el Manchacómic, ¡y fue increíble! Pudimos exponer en la misma sala reservada para autores de la talla de Diego Olmos y Mateo Guerrero, y donde tuvieron lugar las presentaciones, coloquios o charlas de gente como el gran Forges y Carlos Pacheco. Ha sido un placer poder codearse con gente del sector de tal calibre, una experiencia muy gratificante y enriquecedora. Desde aquí me gustaría mostrar nuestro agradecimiento a los organizadores del evento de la asociación AMICO y de Zona84, que tan bien se portaron con nosotros, y felicitarles por los buenos resultados del evento, que se supera con creces en cada edición.

Como se suele decir que las imágenes valen más que las palabras, aquí dejo una serie de foticos de cómo quedó la cosa.

Exposición juan gallego en manchacómic

Nosotros cubríamos este lado de la sala

 

Cthulhu en el Guadiana

Cthulhu en las Tablas de Daimiel y “el horror” deslizándose desde la sierra

 

Troll manchego

Algunos personajes: un troll, una ogresa, el robaniños…

 

Exposición en ciudad real de Juan G. Gallego

Más personajes

 

Personajes fantásticos de Juan Gallego

También había algunos estudios a lápiz

 

Ilustraciones de Naturaletra: dos duendes

El duende borracho y el duende de guerra

 

Naturaletra expone en el Manchacómic

Otra perspectiva

 

Forges en sala de exposición de Naturaletra

Forges

Carlos Pacheco en Manchacómic, donde expuso Naturaletra

Carlos Pacheco

pie cthulhuResulta que, casi en el último momento, Naturaletra va a participar en el Manchacómic, el salón del cómic de Castilla-La Mancha. Ha sido una cosa rara, casi llegar y besar el santo, como se dice. En principio se iba con la idea de conseguir uno de los espacios que se ceden a los artistas, y al final nos encontramos con la preparación de una muestra en la sala principal de exposiciones. Será el ilustrador Juan Gallego el que hará una selacción de criaturas fantásticas pintadas a la acuarela o dibujadas a lápiz. Algunas de ellas las podéis haber ido viendo en este blog a lo largo de los últimos meses. Unas ilustraciones representan a personajes de la mitología o las leyendas manchegas; otros son de pura inspiración fantástica. Si hay espacio, también se intentará colgar algún paisaje de esos extraños y alienígenas… A ver qué tal se da todo, pero pinta bastante bien. Lo peor es el tiempo, que se echa encima y todavía hemos de preparar los paneles e imprimir las obras.

promocional

Cartel promocional en el Manchacómic

De momento, cuelgo aquí algunos de las imágenes promocionales que hemos ido elaborando estos días para las redes sociales. Así os voy picando con el asunto y os animo a asistir al evento, que tendrá lugar entre el 9 y el 11 de octubre en Ciudad Real, y que estará lleno de actividades y contará con la presencia de algunos de los grandes del sector como Forges o Carlos Pacheco.

Enlace a la noticia en la página oficial del Manchacómic

Nota de prensa que me publicaron en Miciudadreal.es

3

Guardar

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

162189
visitas desde 2007

Follow me on Blogarama