Hasta ahora no había leído nada del escritor Brandon Sanderson. En realidad, me acerqué a esta novela por curiosidad, la que me provocó Taty en un par de entradas en de su blog (esta y esta), en las que comentaba sus reglas sobre los sistemas mágicos y el sistema de magia del norteamericano. Y, como ando yo inmerso también en la creación de sistemas de magia (ya sea para juegos de rol o para escritos), tenía que hacerme con él.

Mistborn, Brandon Sanderson

El imperio final. Nacidos de la Bruma I

  • Editorial: Ediciones B
  • Páginas: 688
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Tamaño: 15 x 23 cm
  • ISBN: 978-84-666-5889-8
  • Precio: 19,50 €

 

Durante mil años han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años los skaa han sido esclavizados y viven sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años el Lord Legislador reina con un poder absoluto gracias al terror, a sus poderes e inmortalidad. Le ayudan «obligadores» e «inquisidores», junto a la poderosa magia de la «alomancia». Pero los nobles, con frecuencia, han tenido trato sexual con jóvenes skaa y, aunque la ley lo prohíbe, algunos de sus bastardos han sobrevivido y heredado los poderes alománticos: son los «nacidos de la bruma» (mistborns). Ahora, Kelsier, el «superviviente», el único que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin, ha encontrado a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte… Tal vez los dos unidos a la rebelión que los skaa intentan desde hace mil años puedan cambiar el mundo y la atroz dominación del Lord Legislador.

Si tuviese que utilizar una palabra para definir esta novela sería “novedad”. Es algo distinto a la fantasía clónica que trata de emular a Tolkien. Aquí nos encontramos con nuevos presupuestos y formas originales de llevarlos a cabo.

Aunque El imperio final forma parte de una trilogía, es una novela que queda prácticamente cerrada, por lo que se puede leer de manera independiente aunque no se quiera seguir con la saga. De todos modos, el escritor ha dejado algunas pistas para incitarnos a continuar con el siguiente libro si queremos encontrar las respuestas a algunas preguntas.

Originalidad

La originalidad la encontramos, principalmente, en dos aspectos de la novela: la alomancia y la creación del mundo.

La alomancia es el sistema de magia creado por Sanderson, y es uno de los grandes aciertos del worlbuilding. Una magia que da la sensación de ser más científica que mística, tan lógica y reglamentada que incluso se somete a la ley newtoniana de acción y reacción. El escritor respeta a rajatabla sus tres reglas para los sistemas mágicos, y junto a las ventajas, deja claros sus limitaciones, costes y puntos débiles.

Para funcionar, la alomancia debe activarse mediante la ingestión de pequeñas dosis de metales o aleaciones de metales. Cuando los alománticos “queman” esos metales en su interior, obtienen sus fabulosos poderes. Porque, en realidad, más que de magia se podría hablar de la adquisición de una especie de “poderes” sobrehumanos: percepción, fuerza y aguante aumentados, poder sobre el magnetismo o el tiempo, control de las mentes o las emociones… Los metales están clasificados por parejas que suelen provocar efectos contrarios: peltre y estaño, cobre y bronce, hierro y acero, oro y plata…

La capacidad de efectuar magia alomántica es hereditaria, no todos pueden acceder a ella. Y hay dos tipos de usuarios: los brumosos, que son la mayoría y solo tienen acceso a uno de los poderes, y los nacidos de la bruma, que poseen la capacidad de quemar todos los metales. No hay término medio. Se supone que es una capacidad particular de los nobles y nadie más debe tener acceso a ella, así que cualquiera que muestra poderes alománticos sin serlo es perseguido y eliminado.

Sanderson también deja caer que hay más sistemas mágicos, aunque solo deja entrever un poco la frenomancia.

En cuanto al mundo, se nos presenta una tierra herida que sufrió algún tipo de cataclismo hace mil años. Desde entonces, cae constantemente sobre su superficie una lluvia de cenizas, el sol se muestra rojo, la hierba dejó de ser verde… Y la noche se convirtió en el tiempo de las brumas, una niebla espesa que todo lo envuelve y que es temida, sobre todo por los skaa.

El Imperio final es una sociedad teocrática dirigida por el omnipresente Lord Legislador, un dios viviente al que todos le deben la existencia, pues salvó el mundo durante aquella crisis de hace un milenio. Fue así como ascendió a la categoría de dios. Inmortal, ha gobernado durante siglos con mano de hierro y ha basado toda la sociedad en la explotación sistemática de los skaa, trabajadores esclavos que le pertenecen y trabajan para los nobles. Para dominar tanto a unos como a otros ha creado una eficiente administración que funciona como una gran organización religiosa a través de los Ministerios. Sus funcionarios son los obligadores, una casta especial. Y los inquisidores, unos seres horrendos y tenebrosas que tienen las cuencas oculares atravesadas por unos enormes clavos. Los inquisidores poseen unos formidables poderes alománticos y trabajan como cazadores y ejecutores de brumosos y nacidos de la bruma híbridos, y son también los verdugos y guardia especial del Lord Legislador.

Obviando a inquisidores y obligadores, la sociedad se divide prácticamente en nobles y skaa. Se trata de una división extrema. Unos lo tienen todo y los otros no tienen nada, salvo su fuerza de trabajo. Y son tratados como animales. La vida de un skaa no vale nada, y su supervivencia depende de su grado de utilidad para los nobles y el Lord Legislador. La vida en el campo recuerda a la de las plantaciones de esclavistas americanas, y la de la ciudad a la del proletariado del siglo XIX, que vivía para trabajar.

Los nobles viven en sus grandes palacios, al menos los de las ciudades, envueltos siempre en intrigas y luchas entre familias; guardan las apariencias en público mientras tratan de destruirse en secreto. Me llegó a recordaban un poco a la sociedad de los drow de Menzoberrazan, de la saga de Drizzt, el elfo oscuro.

Los detalles de la civilización del Imperio están muy bien cuidados. Un ejemplo: debido a la alomancia, las armas y armaduras de metal tienen una efectividad limitada, por lo que el uso de bastones por parte de guardias y soldados adquiere mayor importancia.

¿De qué trata la novela?

La trama no es muy compleja: se cuenta la rebelión de los skaa orquestada por Kelsier y su grupo de ladrones alománticos a los que se une, casi desde el principio Vin, una ladrona adolescente con un don especial. Sanderson nos lleva de la mano para que descubramos el funcionamiento del mundo al mismo tiempo que Vin. Se entrecala su preparación como alomántica con el resto de preparativos de la rebelión.

Que el argumento sea sencillo no quiere decir que nos encontremos ante una novela manida y predecible. El autor juega con nosotros, nos pone ante situaciones tópicas, pero las rompe, las retuerce y las soluciona de manera sorprendente pero lógica. Hay giros argumentales inesperados; y cuando ya nos esperábamos uno de esos giros, nos da un bofetón. Así que, en realidad, nunca sabemos por donde nos conducirá Sanderson.

La novela trata los temas del poder y la corrupción. Se pone en juego la máxima de lord Acton: “el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente”. Pero también se habla de la esperanza, indispensable para ser capaz siquiera de aspirar a la libertad.

Los personajes

Los protagonistas están muy bien desarrollados. Sobre todo el personaje de Vin, que es el que más evoluciona. Huérfana y abandonada, es una chica independiente que ha aprendido a sobrevivir desde pequeña en un mundo muy duro con la ayuda de su “suerte”. Comienza siendo el paradigma de la desconfianza, y deberá aprender en qué consiste la camaradería y la amistad.

Vin, nacida de la bruma

La presentación de Kelsier, el otro protagonista, parece la del héroe legendario, el único skaa que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin y está destinado a enfrentarse a Lord Legislador. Pero pronto se nos revela la humanidad y riqueza del personaje. Es una figura que se muestra alegre, optimista, pero que esconde mucho en su interior.

Hay un buen puñado de personajes secundarios, que se dividen entre ladrones y nobles. Los ladrones de Kelsier conforman un grupo simpático con bastante feeling entre ellos. Sazed (quizá el más desarrollado), Brisa, Ham, Dockson, Clubs, el joven Fantasma… Casi todos brumosos expertos su área, lo que determina su labor y, a veces, su personalidad.

Los nobles se nos presentan casi exclusivamente en el entorno de los bailes de palacio, el acto social más importante de la capital. Destaca Elend Venture, presentado como si fuese un filósofo de ideas ilustradas rodeado de gente de mentalidad feudal.

Y luego tenemos al antagonista, el Lord Legislador, esa figura ominosa que sobrevuela toda la novela aunque no esté haciendo acto de presencia. Para los skaa es un dios, es su dios. ¿Cómo te enfrentas a eso? Es un personaje que conoceremos, sobre todo, gracias a los fragmentos del diario de un héroe legendario con los que se inicia cada capítulo. Poco a poco veremos que esos fragmentos van cobrando sentido.

Estilo

Nos encontramos con un narrador en tercera persona focalizado a través de los ojos de Kelsier o de Vin, según sea el que protagonice el capítulo. Aunque la muchacha va ganando terreno poco a poco.

El estilo es muy sencillo. Al autor le interesa narrar la historia y no se preocupa especialmente por la forma. Cuida más las partes en las que intenta transmitirnos las sensaciones de los seres alománticos. Las escenas de acción están bien narradas, pero a veces nos pueden resultar algo difíciles si se basan en la alomancia, ya que nos tenemos que hacernos bien a su funcionamiento: los personajes se mueven y atacan quemando acero o hierro, y tirando o lanzando objetos…

La atmósfera que logra imprimir Brandon Sanderson es de lo mejor de la obra. Nos pinta una atmósfera oscura y opresiva, casi siempre nocturna y urbana, que acompaña a los nacidos de la bruma en sus escapadas nocturnas. Sentimos la suciedad, las cenizas cayendo, el entorno gris que acompaña a la vida gris de los skaa. Y que contrasta con el lujo de la nobleza.

En definitiva, me ha gustado mucho. Hacía tiempo que no me picaba tanto con una novela. Me ha encantado el concepto de la alomancia y la presentación de ese mundo oscuro y opresor en el que parece que fue el Señor Oscuro el que ganó la guerra del Anillo.

¿Y tú? ¿Has leído ya El imperio final? ¿Qué te ha parecido?

4 respuestas a Reseña: El imperio final, de Brandon Sanderson

  • ¡A mi me provocó la misma sensación el sistema de magia! Es super lógica. Tanto que a veces me sorprendo a mi misma pensando: Si fuera nacida la bruma, podría empujar aquel coche, mientras estiro de esa farola y poder llegar antes. Sí, a esas cosas se dedica mi mente cuando no la pongo a trabajar xD

    La rotura de lo tópicos también me parece genial, empezando porlos giros inesperados con la verosimilitud de los actos y POR DIOS, EL FINAL.

    Los personaje son geniales, sí que es cierto que de la banda sólo se desarrolla Sazed pero a medida que avanza la trama todos van tomando protagonismo, incluso Fantasma, que a veces te olvidas que pulula por allí, acaba evolucionado muchísimo en el transcurso de la saga.

    Sigue leyendote la saga, el primer libro no es nada: ¡¡¡¡ya verás lo que te espera!!!!

    Y me siento orgullosa de haber sido por mi influencia que leyeras a Nacidos de la Bruma. Ya tenemos un miembro más en el club de fans 😉

    • Pues sí, ya tienes un sitio junto a las dos personas que me descubrieron en su día a Terry Pratchett. O al compañero de octavo que reseñó El Señor de los Anillos en clase y me abrió todo un mundo.

      Y encima me dices que la cosa todavía va a mejor… Últimamente me están sorprendiendo algunas sagas de fantasía por lo original de su mundo, o de sus razas. Me pasa también con la de Malaz, aunque estos sí que son libros difíciles. Sanderson te va acompañando, Erikson te tira ahí enmedio y ya te las apañas tú. Reconozco que buscaba alternativas con las que aguantar hasta el siguiente libro de Canción de hielo y fuego (no estoy viendo la serie porque lo tengo que leer). Pero lo que me voy encontrando son cosas al mismo nivel. Y empecé hace poco con Geralt de Rivia y sé que todavía me queda la Crónica del asesino de reyes. En teoría, tendría que alternar con novela histórica de la Edad Media. Así que intento refrenarme. Pero es difícil…

      ¡Gracias por la visita!

  • Pues la tendré que poner en la lista de libros por leer. Hasta la fecha tan solo he leído de este autor las ultimas novelas de la saga de la “Rueda del tiempo”, que se encargó de desarrollar a partir de las notas que había dejado el malogrado Robert Jordan.

    Saludos

    • Fue precisemente su viuda, fiel seguidora de las novelas de Sanderson, la que lo eligió para ello. No sé si para bien o para mal, no he leído nada de La Rueda del Tiempo. Intento ponerme al día con las grandes sagas de novela fantástica, pero voy alternando con novela histórica. Ando enzarzado con todo lo que pillo ambientado en el siglo XII.

      ¡Gracias por pasarte a comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

187023
visitas desde 2007

Follow me on Blogarama