Arte

Esbozo a lapicero de brujas del bosco

Esbozo de brujas y otros monstruos

 Una finalidad piadosa

Frente a lo que nos pueda parecer hoy día, las escenas grotescas de los cuadros del Bosco tenían una finalidad piadosa. Pintaba para censurar. Esto lo entendió Felipe II, que mandó comprar por eso sus cuadros. Pero ya cien años después de su muerte había gente que no tenía esto muy claro y que en sus cuadros lo único que veía era la obra de un pintor bastante impío. Caro Baroja era de la opinión de que el pintor, en realidad, estaba movido por un espíritu religioso moralizador. Atacaba con sus sátiras, sobre todo, la sensualidad. Y especialmente los pecados producidos por la música y el baile. Todo lo que eran movimientos raros y desenfrenados era diabólico, brujerías, como podemos ver en este dibujo de brujas del Bosco conservado en el Louvre.

 Fuente: Caro Baroja: Las brujas y su mundo

Hoy os dejo un enlace para contemplar una recopilación de portadas de los mapas de la Sanborn Map Company, una compañía fundada en el último tercio del XIX por el topógrafo y agrimensor estadounidense Daniel Alfred Sanborn, especializada en la realización de mapas de seguros contra incendios. Sanborn ganó mucho reconocimiento gracias a la gran calidad y detalle de sus mapas, pero lo que a mí me ha llamado la atención son esta portadas diseñadas para sus trabajos, unas maravillas de la tipografía de la época que son auténticas obras de arte.

El fúnebre cortejo que acompañaba a la reina viuda en las frías noches de la estepa castellana. Nunca llegaría a su destino. A ella la encerrarían por loca en Tordesillas hasta su muerte, casi cincuenta años después; Felipe I tendría que esperar todavía muchos años para ser enterrado en la catedral de Granada, como deseaba.

ilustraciones de Wuwejo

Wuwejo es el pseudónimo de Jacek Kaczynski, un ilustrador digital polaco con una visión muy personal del universo. Su trabajo se caracteriza por imágenes surrealistas, oníricas, en las que predominan
los tonos grises, el blanco y negro, con los que reconoce que se encuentra más cómodo.

A Jacek le gusta la ambigüedad y la subjetividad. Es un artista conceptual. En sus obras nos presenta un
mundo plagado de criaturas extrañas que están sumergidas en paisajes raros y sombríos. A veces rezuman una especie de tensión espectante. Su intención es expresar emociones básicas y mostrarnos esa realidad invisible que está detrás de la cotidaneidad. Por eso, aunque las atmósferas que plasma puedan parecer tristes, terroríficas o incluso macabras, siempre esconde una pizca de ironía o humor sutil.

[ngg_images source=”galleries” display_type=”photocrati-nextgen_basic_thumbnails” override_thumbnail_settings=”0″ thumbnail_width=”240″ thumbnail_height=”160″ thumbnail_crop=”1″ images_per_page=”20″ number_of_columns=”4″ ajax_pagination=”0″ show_all_in_lightbox=”0″ use_imagebrowser_effect=”0″ show_slideshow_link=”1″ slideshow_link_text=”[Mostrar presentación de diapositivas]” order_by=”sortorder” order_direction=”ASC” returns=”included” maximum_entity_count=”500″]
 

Página personal: http://www.wuwejo.pl
Entrevista en lamono magazine

Hoy dedico la entrada del blog al arte de mi padre, Juan Gallego, que, después de muchos años, ha vuelto a exponer acuarelas. Parece que la jubilación no le ha afectado lo más minimo; en realidad, se ha pasado todo el año trabajando, buscando temas y pintando en su taller. Creo yo que ya lo estaba deseando, poder dedicar todo su tiempo a su gran pasión.

La exposición se denomina “Acuarelas”, tiene lugar en la Roda (Albacete), en el Centro Cultural San Sebastián, y se trata de una  muestra conjunta. Mi padre comparte sala y cartel con su amigo Alfonso Ruiz, un afamado acuarelista de la zona. Los dos se conocieron a través del portal internacional de acuarelistas Hispacuarela y, con el tiempo, perfilaron la idea de realizar una serie de exposiciones conjuntas por la región. Así pues, se trata de dos exposiciones en una. Además, tienen un carácter monográfico, ya que ambas tratan dos temas concretos: Alfonso, retratos y
motivos de Kerala, en la India; mi padre, paisajes de Las Tablas de Daimiel. El nivel lo dejan muy alto los dos.

El espacio expositivo es una antigua iglesia mozárabe, con un artesonado
de madera sujeto por columnas de piedra, muy amplio y muy bonito, aunque algo escaso de luz. Y, a pesar del tamaño, casi no caben las obras (solo mi padre ya llevaba cuarenta). Alfonso complementa su exposición con una muestra de artesanías de la India, una ofrenda a Buda y una marioneta del periodo mogol y mi padre la suya con una pequeña muestra de
utensilios que usaba la gente del río Guadiana para la pesca y la caza.

La exposición se inauguró el sábado anterior al Domingo de Ramos y se puede visitar durante toda la Semana Santa, hasta el 7 de abril. Para todos aquellos que no puedan disfrutarla en vivo, dejo aqui una selección de fotografías que tomé.

don Rodrigo, rey de los visigodos
Fotorafía del Dr Richard J. Smith

¿El rey don Rodrigo, en la corte de los omeyas?

Cuanto menos resulta curioso descubrir que el úlitmo rey visigodo aparece representado en la sala del trono de Qusayr Amra, la residencia  de veraneo de los califas omeyas, en la actual Jordania. Entre los espléndidos frescos del palacio, que representan bailarinas, escenas de caza o figuras alegóricas, hay uno al que se ha denominado “fresco de la familia de reyes”, en el que se pueden ver varias figuras regias de los Estados derrotados por los ejércitos árabes: el emperador bizantino, el soberano sasánida, el negus de Abisinia y don Rodrigo, rey de los visigodos. Todos tienen inscripciones árabes y griegas sobre las cabezas que los identifican y precisamente la figura del rey hispano sirve para datar la construcción de la residencia (la batalla de Guadalete tuvo lugar en 711).

Para saber más:
http://www.qantara-med.org/qantara4/public/show_document.php?do_id=1025&lang=es
http://www.discoverislamicart.org/database_item.php?id=object;ISL;jo;Mus01_H;45

El pintor prerrafaelista John Millais representó en este óleo el momento en el que un monje ayuda a huir a Juana de Acuña, condenada por la inquisición en 1559, año en el que hubo en la capital castellana un importante auto de fe para atajar la herejía luterana. Los diablos y las llamas del sambenito indican que la condena era grave: la muerte en la hoguera.

Michael Hussar es un artista californiano de cierto éxito que se formó en el Art Center College of Dasign de Pasadena, con maestros como los pintores Richard Bunkall, Harmon Dwight, y Judy Crook, o dibujantes de la talla de Harry Carmean o Burne Hogarth.

La obra de Hussar es muy original y provocativa; sus óleos y acrílicos mezclan lo macabro, lo fantástico y lo bizarro. Su percepción de la realidad se mueve por el área gris que hay entre la verdad y la falsedad, siempre con un tono burlón, casi sarcástico, mostrando lo que hay de monstruoso en la humanidad. Lo cierto es que sus obras a veces parecen sacadas de los delirantes sueños de un psicótico.

 

 

 Michael Hussar impartió clases en el mismo Art Center de Pasadena durante muchos años y en la actualidad todavía da cursos y talleres de retrato en Europa y Estados Unidos. Sus pinturas decoran las casas de algunos famosos de Hollywood como Warren Beatty, Francis Ford Coppolla, Leonardo Di Caprio o Madonna.

Para poder admirar una galería completa de todas sus obras os podéis pasar por su página personal.

Dejo también, aquí abajo un par de vídeos en los se puede ver a Hussar en acción en un evento londinense.

 

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

189848
visitas desde 2007

Follow me on Blogarama