Miscelánea

Primero de noviembre. Es el día de la visita al cementerio. A mí me gusta la idea de cementerios solitarios, melancólicos, silenciosos. Hoy, sin embargo, se llenan de colorido, de fragancias florales y de bullicio. Hay vivos por todas partes. Sabemos que el resto del año la mayoría de las tumbas se quedan solas y abandonadas. Hoy las familias competirán por colocar el ramo de flores más impresionante sobre la lápida; mañana, nos volveremos a encontrar con un lugar tranquilo y desolado. Y entonces vendrán muy a cuento aquellos versos de Bécquer que dicen: “¡Dios mío, qué solos se quedan los muertos!”.

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

219261
visitas

Follow me on Blogarama