Steemit

Delenda Carthago est

Variantes de diseño para fondos claros u oscuros

Pues sí, nuevo diseño histórico. Pero ahora paso del medioevo a la Roma republicana y me inspiro, para este diseño, en el AQVILA, el más importante de los signa militaria, los símbolos de las legiones. En época republicana llegaron a ser cinco (tras el puñado de paja orginal): el lobo, el águila, el minotauro, el jabalí y el caballo. Tras la reforma de Mario, en el paso del siglo II al I a.C, solo quedó la famosa águila, que se convertiría en símbolo del imperio. Y el texto latino es un guiño: “Cartago debe ser destruida”. Una cita que se me había quedado grabada desde que la leyera por primera vez en un cómic de Astérix y Obélix. Más adelante, cuando mi vida tomase el rumbo de las humanidades, cobraría su sentido. Marco Porcio Catón, conocido como Catón el Viejo o el Censor, fue un senador romano de dilatada vida militar y política, obsesionado con la destrucción de Cartago. Había participado en la segunda guerra púnica y fue el principal impulsor de la tercera guerra púnica, la que arrasaría la ciudad africana. Se hizo famosa su costumbre de acabar cualquier discurso, fuese cual fuese el tema, con la frase Ceterum censeo Carthaginem esse delendam, que quiere decir “Y además opino que Cartago debe ser destruida”.

Triste marioneta, poema visual

Con esta composición, Triste marioneta, he ganado el concurso de poesía visual Imago, que había convocado en Steemit la profesora venezolana de teoría literaria Adriana Cabrera. Ha sido toda una sorpresa, porque pensaba que no había llegado al plazo y no podría competir. Pero estaba equivocado, porque no había contado con la diferencia horaria con Venezuela.

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

50236
visitas

Follow me on Blogarama