1212 Las navas de tolosa

1212. Las Navas de Tolosa

  • Autor: Jesús Cano de la Iglesia
  • Editorial: Ponent Mon
  • Páginas: 76
  • Encuadernación: Tapa dura
  • Tamaño: 212 x 292 mm
  • Precio 18 €

 

El 16 de julio de 1212 un ejército cruzado dirigido por Alfonso VIII de Castilla, con la colaboración de Pedro II de Aragón y Sancho VII de Navarra, se enfrentaba en Sierra Morena a un ejército musulmán comandado por el califa almohade al-Nasir. Fue un choque campal que pronto sería conocido como la batalla de Las Navas de Tolosa, y considerado decisivo a la hora de marcar el inicio del fin de al-Andalus y facilitar a la postre el triunfo definitivo de la Cristiandad en la Península Ibérica.

Este enfrentamiento, posiblemente el más espectacular de la llamada Reconquista, merecía una obra gráfica como la que ahora tiene el lector en sus manos, que permite conocer y visualizar todos los pormenores de la campaña que llevó a la batalla. El autor, profesor de Historia también, nos propone una narración que conjuga el valor de la historieta clásica con el rigor historicista producto de una larga labor de documentación, a través de una puesta en escena que presenta una suma de personajes ficticios e históricos para amenizar el relato.

En cuanto tuve noticia de este cómic supe que debía poseerlo. Desde hace un tiempo me ando documentando sobre la época almohade, entre los siglos XII y XIII, y las viñetas que se mostraban de esta obra me daban una muy buena impresión. Así que fue el regalo que le pedí a los reyes, y los reyes cumplieron. Desde luego, no me equivocaba.

1212 Las navas de Tolosa es un cómic de carácter histórico escrito y dibujado por Jesús Cano de la Iglesia, un profesor extremeño de Historia cuyo objetivo es la divulgación de la historia de una manera amena para que llegue a un público lo más amplio posible. No es la primera incursión en el mundo del cómic de Jesús; en 2009 ya publicó la ficción histórica Alfonso Guzmán. Entre moros, judíos y conversos. También ha realizado ilustraciones de carácter bélico medieval sobre la batalla de Alarcos o la toma de Sevilla por Fernando III.

El cómic viene precedida por una breve introducción, un texto de un par de páginas escrito por Martín Alvira Cabrer, de la Universidad Complutense de Madrid, acompañadas con fotos de armas y un par de miniaturas de códices medievales (creo que del códice florentino de las Cantigas de Alfonso X).

Miniatura orden de Calatrava y Orden de Santiago

Caballeros de Calatrava y Santiago preparándose para la batalla

El argumento es sencillo. En realidad, el guion no es nada del otro mundo: se cuenta la campaña que terminó en la batalla de las Navas de Tolosa el 16 de julio de 1212. Comienza con una breve escena en la que los caballeros de Salvatierra son convocados en Toledo para iniciar la cruzada contra los almohades, pero el autor pasa enseguida a situarnos en el contexto histórico. Nos presenta a los personajes reales que participaron en el evento y luego nos narra los acontecimientos de los dos últimos años que han llevado a la situación actual. Se sucede información sobre Alfonso VIII de Castilla, el arzobispo de Toledo Rodrigo Jiménez de Rada, el señor de Vizcaya, don Diego López de Haro, mano derecha del rey, sobre el arzobispo de Narbona, Arnau Amalric, uno de los impulsores de la cruzada albigense, y sobre los reyes de Aragón y Navarra, Pedro II y Sáncho VII, el fuerte, y el califa almohade Muhammad al-Nasir. Se nos da información sobre los almohades, la batalla de Alarcos, las alianzas entre reyes, la pérdida de Salvatierra, la preparación de la cruzada y de la yihad… Un narrador en tercera persona es el que nos lo cuenta todo.

mezquita

Llamando a la guerra santa

En estas primeras páginas, la lectura es más lenta debido a la cantidad de información. Aunque esto no importará a los más aficionados a la historia, es posible que tanta narración resulte algo pesada para alguno. Por eso, Jesús aprovecha también para presentarnos unos personajes ficticios que “acompañan” a los históricos, de uno y otro lado: el caballero de Salvatierra/Calatrava don Nuño, Álvaro, su escudero, y el noble cordobés Abu Ibrahim. Ellos humanizan el conflicto, muestran sus contradicciones; con ellos tenemos la mirada del hombre de a pie. Pero solo se desarrolla un poco más la figura del escudero, que va descubriendo la cantidad de intereses que mueven la guerra por delante de la fe.

Las pequeñas pinceladas de la vida de estos personajes amenizan la historia en estas primeras páginas más densas. Alivian un poco al lector de la absorción de tanta información. No obstante, toda la trama va a girar alrededor de los reyes y su círculo, que serán los que lleven la voz cantante. En este aspecto me llevé una pequeña decepción, pues me esperaba un rey Sancho más enorme y fornido. Sancho el Fuerte era más joven que el rey Alfonso, pero aquí parece mayor que él.

Una vez presentados los personajes y conocidos los antecedentes, el autor nos trae de nuevo al presente, a Toledo. El guion a partir de aquí es ya lineal; la campaña se va desarrollando ante nosotros: el asalto de Malagón, la matanza subsiguiente, la toma de Calatrava, el enfado de los ultramontanos, la marcha a través de Sierra Morena… Y la batalla, claro, que ocupa más de un tercio de las páginas de álbum. Se nota bastante la diferencia de ritmo entre la primera mitad del cómic, de lectura más lenta, con grandes cartelas repletas de texto, y la segunda, donde la lectura se agiliza y comienzan a aparecen enormes viñetas llenas de acción y con poco o ningún texto.

López de Haro

La carga de López de Haro

Jesús Cano se considera un divulgador de la historia, como docente y como autor. Y, desde la infancia, le apasiona en particular, el periodo de la Edad Media. Y se nota en el cómic. Ha intentado ser riguroso y evitar todo aquello que suene a legendario. Exite en esta obra un gran trabajo previo de documentación; se ve en el dibujo de los edificios, vestimentas, utensilios… en el mimo por presentar los detalles a la hora de recrear el ambiente. No quiere caer en errores.

Para la elaboración del cómic, el autor ha leído la obra de algunos de los mejores especialistas en el tema: Las Navas de Tolosa 1212. Idea, liturgia y memoria de la batalla, de Martín Alvira; Las Navas de Tolosa y Castilla, y León frente al Islam. Estrategias de expansión y tácticas militares, siglos XI-XIII., de Francisco García Fitz; Las Navas de Tolosa. La batalla, de Mª Dolores Rosado y Manuel Gabriel López; y El lunes de las Navas, de Carlos Vara Thorbeck.

Pero también ha acudido a las fuentes históricas, tanto escritas como gráficas: las mencionadas miniaturas de las Cantigas de santa María, de Alfonso X el Sabio, o la crónica del arzobispo de Toledo, que vivió los acontecimientos de primera mano. De hecho, me alegró mucho ver las cruces de Calatrava de color negro en estandartes, escudos, túnicas y yelmos, tal como aparecen en los códices iluminados. Otro tanto ocurre con la cruz primitiva de Santiago. Con respecto a la documentación, cabe destacar también que Jesús ha recibido la ayuda de varios grupos recreacionistas.

Algo que me ha llamado la atención es la diferenciación profunda que hace el autor entre los elementos foráneos y los autóctonos. Aunque no hay una división en bando bueno y bando malo, sí que es cierto que se pinta a almohades y ultramontanos con conotaciones más negativas. Ellos son los invasores; ni castellanos y aragoneses, por un lado, o andalusíes, por el otro, entienden el fanatismo de estos extranjeros con los que comparten religión. Saben que los necesitan pero no los ven con buenos ojos. En cierto modo, hay en los hispanos un sentimiento de pertenencia al mismo lugar. Los reyes ibéricos tienen claro que la guerra es contra los almohades y que, una vez acabada, van a tener que convivir allí. Algo que resulta curioso es descubrir que el equipo de los analusíes era prácticamente el mismo que el de los cristianos del norte.

En cuanto a la técnica, Jesús es muy tradicional, tiene un estilo muy realista, detallado y colorido. Reconoce la influencia de autores de la bande dessinée franco-belga como Giraud o Hermann. Su objetivo es didáctico y divulgativo, enseñar a través de las imágenes, y las viñetas tienen que ser claras, fáciles de entender y dar la máxima información posible. En palabras del autor: “Mi objetivo último ha sido, en realidad, hacer una versión visual de la batalla de Las Navas de Tolosa, a falta de una película o documental televisivo sobre la misma”.

Las páginas dedicadas a la batalla son, sencillamente, espectaculares. Panorámicas que reflejan perfectamente las tácticas de guerra, viñetas dignas del mejor miniaturista, en las que aparecen decenas de caballeros en formación, en un desfile de estandartes, escudos, ropajes y gualdrapas. Y luego, el meollo de la batalla. La fuerza, la violencia…; el retumbar del suelo provocado por la carga de la caballería pesada casi se puede sentir. Hay escenas duras pero sin caer en el gore, en la sangre gratuita.

Por lo que respecta a la edición, está bastante cuidada: tapa dura, papel de calidad… Sin lugar a dudas, se trata de un cómic que merece la pena poseer.

Más datos:

Entrevista a Jesús Cano en la web de RTVE

Página de la editorial Ponent Mon

Una respuesta a Reseña: ‘1212. Las Navas de Tolosa’, de Jesús Cano de la Iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

162936
visitas desde 2007

Follow me on Blogarama