Más recomendaciones de la FUNDEU para aplicar a nuestros escritos, esta vez con respecto al uso de las palabras cuerpo y cadáver:

Se advierte del uso abusivo del término cuerpo en lugar de cadáver.
La Fundéu considera que, quizás por influencia de la voz inglesa corpse o acaso por un uso eufemístico, la palabra cuerpo está desplazando a otra de significado mucho más preciso: cadáver.
La definición de cadáver que da el Diccionario de la Real Academia es muy sencilla: ‘cuerpo muerto’. En cambio, el mismo diccionario define la palabra cuerpo con veintiuna acepciones, entre ellas (la decimotercera) la de ‘cadáver’. No parece, pues, lógico, que si el español posee una voz tan específica como cadáver para designar a un cuerpo muerto, en el lenguaje periodístico esta sea desplazada por otra mucho más general y que, en principio, no implica la idea de muerte.
Así, por ejemplo, en la frase «Forenses y fiscales salvadoreños reconocieron el cuerpo mutilado de una mujer…» sería más preciso decir «Forenses y fiscales salvadoreños reconocieron el cadáver mutilado de una mujer…».
En consecuencia, se reitera que la palabra cuerpo no debe desplazar a cadáver ya que esta posee un significado mucho más preciso.

La lección de anatomía, por Rembrandt
La Fundéu también advierte de que la expresión autopsia de un cadáver es redundante. El DRAE define autopsia como ‘examen anatómico de un cadáver’; por lo tanto, este término ya lleva implícito en su significado que solamente puede tratarse de un cadáver. Por ejemplo, en «Los forenses practicarán hoy la autopsia al cadáver de la joven rumana» bastaría con decir «Los forenses practicarán hoy la autopsia a la joven rumana». Se recomienda, por lo tanto, que se hable solamente de autopsia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

12213
visitas

Follow me on Blogarama