Otra recomendación de la FUNDEU que vendrá muy bien a aquellos que quieran escribir relatos de terror.

Ilustración de Tony Moore para la serie de comics The walking dead,
tan de moda ahora por la serie de televisión
La Fundéu recuerda que la palabra empleada en español para referirse a los «muertos vivientes» es zombi, no zombie, y su plural, zombis, no zombies.
Con motivo de algunas películas y series televisivas y de la festividad de Halloween, en la víspera de Todos los Santos, una fiesta de origen celta que desde Estados Unidos se ha extendido a prácticamente todo el mundo y en la que los niños se disfrazan de personajes más o menos terroríficos, como vampiros, brujas o zombis, esta última palabra ha aparecido en numerosos medios españoles escrita a la inglesa, zombies.
«Un clásico de la noche del 31 de octubre son los zombies»; «Los zombies invadirán Arrecife este domingo», «Los zombies atacan otra vez», puede leerse en esos medios.
En español, señala la Fundéu BBVA, para referirse a uno de estos ‘cadáveres reanimados mediante prácticas de brujería’ es zombi, en plural, zombis; las formas zombie y zombies no son españolas, sino propias del inglés, idioma a través del cual llegó al nuestro la voz africana original.
Y puesto que las noticias mencionadas estaban escritas en español, lo apropiado habría sido emplear en ellas la forma zombis: «Un clásico de la noche del 31 de octubre son los zombis»; «Los zombis invadirán Arrecife este domingo», «Los zombis atacan otra vez».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

187026
visitas desde 2007

Follow me on Blogarama