decíamos ayer

¡Hola a todos! Cuanto tiempo, ¿verdad? Mucho más de lo que creía; muchísimo más. Pero ya vuelvo a estar aquí. En fin, reconozco que se me fue de las manos. En un principio, mi intención era migrar La cruz del diablo de Blogger a WordPress y poco más. Pensé que me llevaría poco tiempo. Luego, vi las posibilidades de esta nueva plataforma y quise hacer un lavado de cara, pero, poco a poco, los cambios que quería hacer se fueron haciendo cada vez más profundos, hasta el punto que, ya veis, he cambiado mismo título del blog a Senderos Ocultos. Además, al igual que otros blogs en los que escribo o colaboro, ahora está integrado dentro de Naturaletra, el colectivo de freelances con el que trabajo.

Por otro lado, todo esto coincidió con diversos factores personales y laborales que hicieron que desatendiese un poco todo este mundillo durante el 2015. De ahí que, al final, ¡haya pasado más de un año! Lo siento mucho. Pero bueno, como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena.

Como se trata de una migración, no se ha perdido ninguno de los artículos publicados en La cruz del diablo. Además, algunos que tenía a medias como borradores los he ido terminando y publicando antes de esta reapertura “oficial”. Falta ir puliendo algunas cosas, revisar enlaces, etiquetas, categorías y formato, pero son cosas menores.

Senderos Ocultos

¿Por qué el cambio de nombre? Los más observadores se habrán dado cuenta de que es el nombre de la “tienda” de camisetas que había abierto en la plataforma Spreadshirt donde colgaba mis diseños, los de mi padre, mi hermana… El caso es que me di cuenta de que este nombre reflejaba mucho mejor el espíritu del blog; yo quería convertir ese manto excesivamente oscuro y gótico en un suave halo de misterio. Por usar un paralelismo becqueriano, pasar del oxímoron blasfemo de La cruz del diablo al poético Los ojos verdes, por ejemplo. Además, con WordPress podía fusionar las dos cosas, ya veis que las tienda tiene un apartado.

El nuevo nombre también refleja mejor ese intento de seguir indagando en los rincones recónditos y poco conocidos del arte, la literatura, la historia… En realidad, todo esto ya lo venía haciendo en la etapa anterior, así que el cambio de plataforma me vino que ni pintiparado para renombrar el blog.

Dicho todo esto, espero poder seguir compartiendo con mis lectores todas aquellas cosas que me apasionan. Si es que todavía me queda alguno 🙂

Un saludo a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

187026
visitas desde 2007

Follow me on Blogarama