Una agradable sorpresa me he llevado al descubrir algunos de los ejemplos que las academias de la lengua manejan ahora en la Ortografía. Se ve que poco a poco tratan de sacudirse ese olor a rancio que a veces se desprendía de algunas de sus publicaciones. Destaco el siguiente fragmento del punto 4.2.4.5.1, que he descubierto cuando trataba de solventar unas dudas:

Se escriben con mayúscula inicial los nombres propios designativos de animales y plantas: Chita, Dolly, Moby Dick, Bucéfalo, Pluto, Telperion (nombre de uno de los dos árboles que dan luz al reino de Valinor en la novela El Silmarillion, de J. R. R. Tolkien).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

249009
visitas

Follow me on Blogarama