Michael Hussar es un artista californiano de cierto éxito que se formó en el Art Center College of Dasign de Pasadena, con maestros como los pintores Richard Bunkall, Harmon Dwight, y Judy Crook, o dibujantes de la talla de Harry Carmean o Burne Hogarth.

La obra de Hussar es muy original y provocativa; sus óleos y acrílicos mezclan lo macabro, lo fantástico y lo bizarro. Su percepción de la realidad se mueve por el área gris que hay entre la verdad y la falsedad, siempre con un tono burlón, casi sarcástico, mostrando lo que hay de monstruoso en la humanidad. Lo cierto es que sus obras a veces parecen sacadas de los delirantes sueños de un psicótico.

 

 

 Michael Hussar impartió clases en el mismo Art Center de Pasadena durante muchos años y en la actualidad todavía da cursos y talleres de retrato en Europa y Estados Unidos. Sus pinturas decoran las casas de algunos famosos de Hollywood como Warren Beatty, Francis Ford Coppolla, Leonardo Di Caprio o Madonna.

Para poder admirar una galería completa de todas sus obras os podéis pasar por su página personal.

Dejo también, aquí abajo un par de vídeos en los se puede ver a Hussar en acción en un evento londinense.

 

Una respuesta a El arte de Michael Hussar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

162935
visitas desde 2007

Follow me on Blogarama