«Aferrando firmemente la antorcha sagrada, extendió los brazos e irguió la cabeza, orgulloso. Sería un digno sucesor de su padre. Ahora tenía en sus manos el destino de su pueblo. Debía llevar a cabo la gloriosa misión encomendada por los dioses…».

Otra ilustración de fantasía surgida de la cabeza de Juan Gallego. Esta vez se trata de una acuarela. En cuanto la podamos escanear a buena resolución la añadiremos a nuestra galería de Redbubble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos