Bueno, pues ya está, ya pasó el Manchacómic, ¡y fue increíble! Pudimos exponer en la misma sala reservada para autores de la talla de Diego Olmos y Mateo Guerrero, y donde tuvieron lugar las presentaciones, coloquios o charlas de gente como el gran Forges y Carlos Pacheco. Ha sido un placer poder codearse con gente del sector de tal calibre, una experiencia muy gratificante y enriquecedora. Desde aquí me gustaría mostrar nuestro agradecimiento a los organizadores del evento de la asociación AMICO y de Zona84, que tan bien se portaron con nosotros, y felicitarles por los buenos resultados del evento, que se supera con creces en cada edición.

Como se suele decir que las imágenes valen más que las palabras, aquí dejo una serie de foticos de cómo quedó la cosa.

Exposición juan gallego en manchacómic

Nosotros cubríamos este lado de la sala

 

Cthulhu en el Guadiana

Cthulhu en las Tablas de Daimiel y “el horror” deslizándose desde la sierra

 

Troll manchego

Algunos personajes: un troll, una ogresa, el robaniños…

 

Exposición en ciudad real de Juan G. Gallego

Más personajes

 

Personajes fantásticos de Juan Gallego

También había algunos estudios a lápiz

 

Ilustraciones de Naturaletra: dos duendes

El duende borracho y el duende de guerra

 

Naturaletra expone en el Manchacómic

Otra perspectiva

 

Forges en sala de exposición de Naturaletra

Forges

Carlos Pacheco en Manchacómic, donde expuso Naturaletra

Carlos Pacheco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

219260
visitas

Follow me on Blogarama