Uso de la daga de misericordia

Ilustración del manual de esgrima de Hans Talhoffer (S. XV).MS Thott 290.2º f. 137v, Biblioteca Real de Dinamarca

La daga de misericordia o «misericordia», a secas (seguramente del francés miséricorde), fue un tipo de puñal largo de hoja estrecha que tenía un filo más punzante que cortante. Su uso se empezó a generalizar entre los caballeros a mediados del siglo XIII con el nombre, en la península Ibérica, de cuchillo misericordioso.

Tenía un uso bastante específico, que era el de rematar a los caballeros caídos, ya que su hoja, robusta y puntiaguda, podía atravesar la mayoría de cotas de malla o introducirse violentamente entre las juntas de las armaduras de placas.

Hay quien opina que debe su nombre al hecho de que se usaba para dar el golpe de gracia a los caballeros que yacían en el campo de batalla con heridas demasiado serias como para ser tratadas. Su uso era, entonces, un acto de misericordia para ahorrar sufrimiento y deshonor al adversario. Otros creen que se la bautizó con ese nombre porque obligaba a uno de los combatientes a gritar «¡Misericordia!» cuando la sentía en la garganta o cualquier otro punto vital.

Una respuesta a Armas medievales: la daga de misericordia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

281401
visitas

Follow me on Blogarama