¿Alguien pensó que se había acabado la época de los frescos en cúpulas y bóbedas?

La obra: pintura de una cúpula de 80 m2 que consta de una pieza central y ocho anexas. En las diversas escenas, de marcado erotismo lésbico, se pueden contar hasta 45 personajes, todos mujeres. 
El mecenas: un magnate ruso que deseaba decorar el domo de su castillo recién construido. 
El artista: el ilustrador Luis Royo, que estuvo en Moscú durante más de tres meses trabajando en ella junto a su hijo, el pintor Rómulo Royo, en lo alto de un andamio.

Toda esta aventura se puede seguir paso a paso en el libro Dome, publicado por Norma. 
Se puede encontrar más información en la página personal de Luis Royo.

4 comentarios en “Luis Royo: Dome”

  1. Es que los últimos libros de Royo rozan la pornografía interracial (en el sentido de monstruos y demonios grotescos con mujeres). En esta obra creo que revisaba ciertos mitos clásicos protagonizados por mujeres.
    Lo grandioso es que el ilustrador ha trascendido el papel y lo típico del merchandaising en camisetas, puzles o tazas que se da ahora entre los ilustradores de su clase; ha pasado directamente a ilustrar techos gigantescos.
    El hijo, por lo que he visto por ahí, es pintor y su obra no tiene mucho que ver con la del padre.

  2. Bienvenida Níniel. Lo cierto es lo de la cúpula es impresionante. Supongo que unas cuantas fotos no le pueden hacer justicia como debe suceder con la Capilla Sixtina. Ver eso en vivo sí que debe ser una experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *