Ana María Matute

“El arquetipo del ‘Sí-mismo’ en la obra fantástica de Ana María Matute” es un artículo publicado por la doctora Xiaojie Cai en la revista literaria Esdrújula. Esta nueva revista literaria -este es su cuarto número- es editada por el portal Los Filólogos.com, de cuyo foro, “Los filólogos somos necesarios. Que parece que no, pero sí”, participo regularmente. La autora resume su trabajo de esta manera: “Este artículo es un estudio de los personajes literarios encarnados del arquetipo del ‘sí-mismo’, –término prestado de la psicología de Carl Gustav Jung– en la obra fantástica de Ana María Matute. El análisis de la evolución y caracterización de las manifestaciones literarias del
arquetipo también reseña los últimos avances que ha adquirido la autora tanto en los motivos literarios como en las técnicas estéticas reflejados en su nuevo corpus fantástico.”

fantasía y Ana María Matute

Lo podéis leer aquí.

Esta entrevista la emitieron la otra noche en La 2, en el programa Nostromo. Me perdí el principio, pero lo que pude ver, una delicia, como siempre. La estaba buscando para poder verla completa, y comparto el enlace con vosotros, para que también la disfrutéis aquellos que queráis.

Nostromo – Ana María Matute. Accidents polipoétics

 Ana María Matute, la “abuelita del pelo plateado”, la contadora incansable de cuentos, nos deleitó ayer, durante la ceremonia del premio Cervantes, con la lectura de El que no inventa no vive, otro discurso a la altura de aquel memorable En el bosque, aquella «defensa de la fantasía» que pronunciara al ingresar en la Real Academia Española.

En este enlace de El País podéis encontrar el discurso íntegro. Me gusta, especialmente, el momento en el que denuncia la mojigatería de aquellos que mutilan los grandes cuentos tradicionales en aras de lo «políticamente correcto» porque consideran que a los niños tan solo hay que darles aburridas historias endulcoradas, todas cortadas por el mismo patrón, con los mismos finales felices, como si estos fueran imbéciles. Ya lo dije en otra ocasión: ¡me encanta esta mujer!

Ana María Matute – JOAN SÁNCHEZ para El País

Ayer fue galardonada con el premio Cervantes Ana María Matute, una escritora especial para mí. Me alegré muchísimo al enterarme de la noticia. No sólo me parece una gran persona y una escritora genial –Olvidado Rey Gudú se cuenta entre mis libros favoritos-; comparto, además, un vínculo muy particular con ella: yo la he leído, pero ella también me ha leído a mí. Sé que no fue el libro entero, que quizá lo hojeó por encima, que pudo detenerse únicamente en algún fragmento… pero lo utilizó como punto de partida para su charla, y eso me marcó en su momento. «Yo también soy un poco bruja»; así comenzó, y habló después sobre la importancia de la fantasía, sobre el «bosque», sobre esa faceta infantil que nunca debemos abandonar del todo… ideas que son, y han sido siempre, muy importantes en mi vida.

Tampoco olvidaré nunca la expresión de sus ojos cuando le dije, una vez hubo finalizado y pude acercar unos instantes a ella, que yo también tenía un bosque -ese bosque virtual en el que todas las noches un puñado de adultos nos disfrazábamos de elfos, magos, enanos, orcos y caballeros para sentirnos otra vez niños y vivir mil y una aventuras-. Su mirada se perdió durante unos segundos, y su mente voló lejos de allí, a la casa de su infancia. «Yo tenía un bosque, cuando era niña» murmuró.

¡Enhorabuena, Ana María, te lo mereces! Sigue haciendo historia, y nunca dejes de narrar historias; yo te leeré siempre que tenga la oportunidad.

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

50982
visitas

Follow me on Blogarama