Armas

Trial by combat, por Hans Taloffer

Trial by combat! o, en castellano, «¡Juicio por combate!». Con este, añado otro diseño más a la categoría Medieval.

Cuando buscaba imágenes libres de derechos para el artículo didicado a la daga «misericordia», me topé con los manuscritos del siglo XV de Hans Taloffer, un famoso maestro de esgrima del Sacro Imperio Romano Germánico. Al verlos, supe que sería una fuente de buenos motivos. En estos Fechtbuch (manuales de combate), llenos de ilustraciones, se mostraban diversas técnicas para afrontar todo tipo de combates singulares, ya fuesen con o sin armadura, montados o desmontados, con espadas, mazas, alabardas (como en este caso), y demás armas blancas. Incluso entre hombres y mujeres. Eran técnicas que se podían aplicar en los juicios por combate, y así surgió la idea.

EL jucio por combate era una fórmula del derecho germánico medieval que se usaba para resolver procesos cuando no había testigos ni se conseguía una confesión del acusado. Las dos partes en litigio luchaban, entonces, en combate singular. Era una herencia de las antiguas tribus germánicas, por eso se dio menos en el ámbito mediterráneo.

Para encontrar la ilustración, me decanté por el manuscrito MS Thott 290.2º, de la Biblioteca Real de Dinamarca. Como es normal en estos códices medievales, las digitalizaciones están bien hechas y tienen buena resolución. Una vez seleccionado el motivo que me interesaba, con Photoshop eliminé el fondo y trabajé el color, los ajustes de niveles y los bordes, a los que aplicé un estilo de capa. El texto lo elaboré a mano, con la tableta digital, fijándome en viejos manuales caligráficos que poseo. Me decidí por una tipografía gótica redonda, que me parecía más legible que otros tipos de góticas más angulosas. Después de suavizar los bordes aplicando el filtro «mediana», le di una apariencia semejante a la de la ilustración con el uso de filtros de texturas y con los estilos de capa. Quise dejar unas marcas de renglones como las que se ven en los códices reales.

El aspecto final en Redbubble es este:

Hans Taloffer t-shirt Medieval T-SHIRT

 

Uso de la daga de misericordia

Ilustración del manual de esgrima de Hans Talhoffer (S. XV).MS Thott 290.2º f. 137v, Biblioteca Real de Dinamarca

La daga de misericordia o «misericordia», a secas (seguramente del francés miséricorde), fue un tipo de puñal largo de hoja estrecha que tenía un filo más punzante que cortante. Su uso se empezó a generalizar entre los caballeros a mediados del siglo XIII con el nombre, en la península Ibérica, de cuchillo misericordioso.

Tenía un uso bastante específico, que era el de rematar a los caballeros caídos, ya que su hoja, robusta y puntiaguda, podía atravesar la mayoría de cotas de malla o introducirse violentamente entre las juntas de las armaduras de placas.

Hay quien opina que debe su nombre al hecho de que se usaba para dar el golpe de gracia a los caballeros que yacían en el campo de batalla con heridas demasiado serias como para ser tratadas. Su uso era, entonces, un acto de misericordia para ahorrar sufrimiento y deshonor al adversario. Otros creen que se la bautizó con ese nombre porque obligaba a uno de los combatientes a gritar «¡Misericordia!» cuando la sentía en la garganta o cualquier otro punto vital.

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

172387
visitas

Follow me on Blogarama