Cine

Hablábamos, no hace mucho, del afán de Within Temptation por ir más allá de lo meramente musical en su último trabajo, The Unforgiving. Bueno, pues la banda finlandesa Nighwish no le va a la zaga: su nuevo proyecto, Imaginarium, va a constar de un disco ¡y de una película! No está muy claro si es esta última la que se va a basar en el álbum, o es al contrario; en todo caso, Tuomas Holopainen ha dicho que la idea la tenía en la cabeza desde 2009. El director de esta «fantasía musical», como ellos mismos la denominan, va a ser Stobe Harju, que ya trabajó con el grupo en el vídeo de The Islander. Teniendo en cuenta aquel resultado, no dudo de que tienen capacidad suficiente para conseguir una auténtica delicia audiovisual.

Más información: http://www.nightwish.com/en/imaginarium/news

O el placer de escuchar el piano de Wim Mertens…

«Struggle for Pleasure» fue compuesta por el belga Wim Mertens en 1983. Forma parte de la banda sonora de El vientre del arquitecto, del director Peter Greenaway, película a la que pertenece este extracto y que también recomiendo, más que por la trama en sí, por disfrutar de su extraordinaria fotografía, de esa manera tan bella y original de mostrarnos Roma, con esos planos simétricos y grandiosos; o por el placer de dejarse arrastrar por momentos de tan alta intensidad como los de este vídeo.

Bueno, pues aquí lo dejo: el primer corto de The unforgiving, Mother Maiden, enlazado con el videoclip del single Faster. La estética general de la parte cinematográfica me recuerda un poco a la película Sin City, y esos «niños» que aparecen son verdaderamente inquietante. El papel principal, el de esa «mother maiden», lo interpreta la actriz británica Dawn Mastin. Según un comunicado de la propia banda, Mother Maiden es una poderosa medium que recluta un grupo de almas perdidas para combatir el mal. Usa espíritus de antiguos homicidas para cazar asesinos en serie. Pero, a diferencia de estos últimos, a sus seguidores la vida los puso en un camino que no habían elegido, un mal camino del que están terriblemente arrepentidos. El sentimiento de culpa es una motivación muy poderosa, y Mother Maiden les da la posibilidad de redimirse asignándoles misiones como penitencia por sus anteriores pecados.

El steampunk (punk de vapor) es un subgénero de la fantasía y la ciencia-ficción que surgió como alternativa al cyberpunk, esa corriente que en los años ochenta mezcló la alta tecnología con la vida de los bajos fondos.

El término lo acuñó en 1987 el escritor K. W. Jeter para referirse a aquellas obras que sitúan su acción en mundos con ambientación de corte decimonónico donde el vapor es la fuente de energía predominante y abundan los inventos tecnológicos ficticios. El steampunk se refiere a un tiempo que nunca fue, a aquel futuro lleno de locomotoras, dirigibles y protosubmarinos con el que fantasearon Julio Verne y H. G. Wells a finales del siglo XIX: realidades supuestas en las que la civilización ha tomado un camino científico diferente al actual.

Los primeros relatos de este género fueron novelas negras ambientadas en la «era del carbón y vapor», la era victoriana propia de los cuentos de Charles Dickens, libros situados en un siglo XIX fantástico caracterizado por la creencia a ultranza de la ciencia y el método científico.

Con posterioridad, a esta era victoriana de ciencia-ficción se le introdujeron nuevos elementos, como excéntricas máquinas de vapor, complicados trabajos de artesanía mecánica, autómatas propulsados de las más exóticas formas y dotados de inteligencia… lo que convirtieron a este subgénero en un mundo donde lo barroco, alocado y grotesco convive con las fábricas, las mansiones de los burgueses, los puertos comerciales o los movimientos obreros.

Más tarde también apareció el steampunk fantasía, donde la magia cobraba tanta importancia como la ciencia. Un mundo de hadas con aires steampunk mezclaría los elementos típicos de la fantasía medieval, la espada y brujería, con máquinas de vapor y armas de fuego.

Algunas de las novelas más representativas del steampunk son Las puertas de Anubis, de Tim Powers, La Materia Oscura, de Philip Pullman, The Warlord of the Air de Michael Moorcock, Lord Kelvin’s Machine de James P. Blaylock y The difference engine de William Gibson y Bruce Sterling.

Pero lejos de ser sólo un subgénero literario de ciencia-ficción, el steampunk se ha trasladado al mundo del cine y la animación, con películas como Wild Wild West, La ciudad de los niños perdidos, Rocketeer, La brújula dorada, El castillo ambulante, Número 9… al mundo del cómic, como en Hellboy o en La liga de los Hombres extraordinarios; al mundo del videojuego, como vemos en las sagas Final Fantasy o Mist; y a ambientaciones de juegos de rol como Reinos de Hierro y Victoriana. Incluso han surgido, en los últimos tiempos, asociaciones steampunk, con gente que se reúne para mostrar los atuendos que ellos mismos se han fabricado, o sus últimos inventos. También han aparecido grupos musicales que guardan esta estética tanto en el fondo de sus composiciones como en la forma de presentarlas.

Halsman – In Voluptas Mors  

Philippe Halsman, el genial fotógrafo, trabajó en numerosas ocasiones con el no menos genial Salvador Dalí en una serie de fotografías de corte surrealista. Una de ellas fue este inquietante retrato del pintor con una calavera de fondo, emulada con siete desnudos femeninos. Esta es la misma calavera que se puede ver en el póster de la película El silencio de los corderos, sobre la polilla. La idea es buenísima. A mí me gustan, sobre todo, esos “dientes”.

Aquí el making off
Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

12630
visitas

Follow me on Blogarama