Gótico

Entre los distintos eventos que se realizan estos días durante la Semana Gótica de Madrid (teatro y danza, recitales de música de cámara, desfiles de moda, exposiciones de arte, muestra de cortometrajes…), destaca el Encuentro de Literatura SMG, centrado en la literatura gótica clásica y actual. A partir de hoy van a tener lugar una serie de conferencias y mesas redondas sobre literatura gótica y romántica, que cuentan con la presencia de escritores y estudiosos del género, así como diversas presentaciones de libros e, incluso, de un nuevo sello editorial.

Los actos tendrán lugar en el espacio central del evento, el Museo Romántico (qué mejor lugar para hablar de literatura). El programa de actividades lo podéis encontrar aquí.

A través de los amigos del foro SteampunkSP he descubierto este interesante grupo de heavy alemán de estética victoriana, que realiza toda su música con dos clarinetes, un chelo, un contrabajo y la batería. Dejo un par de vídeos musicales: el primero parece un concierto de rock transladado a un universo steampunk -es curiosísimo y está genial-; el segundo cuenta una historia con una ambientación llena de pinceladas de gótico decimonónico.


“Bien, estás despierto. Sería vulgar preguntar cómo conseguiste la invitación del difunto hombre del saco para nuestra reunión. Hablemos de otra cosa.
Dices que has venido a aprender. Muy bien. Te enseñaremos. Que no es el sexo, que no es el poder, que no es la crueldad. Somos soldados de la oscuridad, Philip. Gladiadores, guerreros y dioses. Y te enseñaremos.
Al buen Doctor le gusta desollar viva a la gente. Nimrod es cazador; puede cortar y abrir en canal cualquier animal en pocos minutos. Yo tengo debilidad por los ojos. ¿Y sabes qué te vamos a hacer ahora, Philip? Nos turnaremos”.

Neil Gaiman: “Coleccionistas”, de La Casa de Muñecas, en la colección The Sandman

los chinchilla, de Goya
Otro de los grabados de Goya de la serie de los Caprichos, el que lleva el número 50. Éste siempre me llamó la atención debido al parecido que presentan las dos figuras de los candados en la cabeza con cierto monstruo muy conocido por todos. Leí en cierta ocasión (o lo vi en algún documental) que, efectivamente, éste grabado pudo haber servido de inspiración gráfica para los diseñadores de la imagen cinematográfica del monstruo de Frankenstein de los años 30, de cabeza cuadrada y angulosa y tornillos en la cabeza. Los tornillos nunca se mencionan en la obra original de Mary Shelley, pero ahora forman parte inseparable de la representación iconográfica del monstruo, que se reconoce por ellos.
Buscando ahora por la red, para investigar más sobre el tema, he encontrado un artículo muy interesante de Susana Gala Pellicer, en la revista Culturas Populares: “Perder un tornillo: una imagen simbólica en el contexto de la Ilustración”. En él, la autora ahonda sobre esta idea y ve en los cerrojos del grabado una metáfora de la sujección de las ideas en la cabeza, algo que también podría vincularse con el monstruo literario. Hay que tener en cuenta que en el manuscrito de Ayala el pintor explica: “Los necios preciados de nobles se entregan a la haraganería y superstición, y cierran con candados su entendimiento, mientras los alimenta groseramente la ignorancia.” Y en el manuscrito de la Biblioteca Nacional escribe: “Los necios preciados de nobles siempre están con su executoria al pecho, reclinados desidiosamente, rezando como unos fanáticos el rosario y bostezando. La ignorancia los alimenta groseramente y tienen su entendimiento cerrado a candado.”
En fin ¿vosotros qué pensáis?

Este artículo lo publiqué también en Steemit.

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

9203
visitas

Follow me on Blogarama