Inquisición

Los dueños del viento

Hacía mucho tiempo que no había dejado ningún trailer book por aquí y me ha llamado mucho la atención este de Los dueños del viento, la última novela de Patxi Irurzun . Quizá es porque cualquier cosa que contenga Zugarramurdi o el proceso inquisitorial de 1610 me atrae como la llama a una polilla. Además, una novela histórica y de aventuras sobre piratas vascos en el Caribe me llama poderosamente la atención. Habrá que hacerse con ella.

Sinopsis

La famosa caza de brujas en Zugarramurdi, el auto de fe de Logroño de 1610, las cárceles secretas de la Inquisición, los bucaneros de La Española, los Hermanos de la Costa y la república libertaria que intentaron crear en la isla Tortuga, los corsarios vascos del mar Caribe…

Joanes de Sagarmin, protagonista y narrador de esta novela vivirá todas estas peripecias tras huir de la pequeña aldea navarra de Zugarramurdi. Perseguido por la Inquisición, encontrará refugio junto a otros huérfanos y huidos de la justicia, primero en el sur de Francia, junto a los terribles corsarios vascos, y después en el Nuevo Mundo, donde se convertirá en músico de una tripulación pirata.

A lo largo de su agitada vida, el destino de Joanes permanecerá siempre unido al de un encantador y cruel filibustero, Kuthun, y al de la misteriosa Morguy, la joven vidente y ayudante del inquisidor Lancre. Entre los tres se establece un triángulo de amor y odio, en cuyo centro permanece la búsqueda de una libertad que el destino y la cuna parecen haber negado a quienes tienen como única posesión el viento y esperan que alguna vez sople a su favor.

Web del  autor

Guardar

Progromos de judíos o persecuciones de conversos

Hoy recomiendo un artículo bastante interesante sobre las persecuciones de conversos en el Reino de Portugal a lo largo de la Edad Moderna. La Inquisición portuguesa era otra de las inquisiciones nacionales, que dependían de la Corona y no del Vaticano, y actuó tanto en el territorio europeo como en las colonias de ultramar del Imperio portugués. Este es el enlace:

Limpieza de sangre: cuando ardió la Inquisición” por Dolores González Pastor en Jot Down.

Ya mencioné en este blog, hace casi un año, a la hechicera de Daimiel Polonia Martín de la Leona, muy famosa en la comarca en el siglo XVIII, y su curioso ritual para conseguir fortuna con la cabeza de un gato negro. Hoy aprovecho para dejaros el enlace directo al expediente completo de su proceso en el Tribunal de Toledo (Exp. 137 del legajo 3722 de la sección Inquisición del AHN). El expediente está totalmente escaneado y es de libre consulta a través del PARES (Portal de Archivos Españoles), para deleite de los aficionados a la historia de la Inquisición y de la brujería y hechicería. No tiene una caligrafía muy complicada, así que se pueden leer tranquilamente sus hechicerías con cuervos y sortijas, y sus curaciones a base de baños en cocimientos de carnero, untos de miel y grasa y sahumerios de hierbas.

AHN Inq. Leg. 3722/ 137

Es el nombre de una exposición permanente en la Sala de Exposiciones Alfonso XII de Toledo que tengo pendiente para mi próximo viaje a la Ciudad Imperial. Aunque (como todo este tipo de exposiciones) se centra en la Inquisición española, parece ser que al menos la muestra distingue entre los instrumentos usados por los tribunales civiles y los eclesiásticos, y entre los método empleados por la Inquisición y los tribunales religiosos de otros países, que eran muchísimo más cruentos y crueles. La verdad es que tengo también pendiente alguna entrada sobre el tema.

Aquí dejo el folleto del museo. A continuación, también dejo un vídeo de la exposición elaborado por la Asociación Amigos de Rollo Paterson:


El pintor prerrafaelista John Millais representó en este óleo el momento en el que un monje ayuda a huir a Juana de Acuña, condenada por la inquisición en 1559, año en el que hubo en la capital castellana un importante auto de fe para atajar la herejía luterana. Los diablos y las llamas del sambenito indican que la condena era grave: la muerte en la hoguera.

Aquellos interesados en el estudio de la brujería española y la Santa Inquisición están de enhorabuena, sobre todo si viven en Galicia, ya que a mediados de este mes de octubre se va a estrenar por esas tierras A Paixón de María Soliña, un largometraje documental que cuenta la historia de la más famosa de las meigas gallegas, María Soliña.

La película narra la detención y el proceso inquisitorial de esta pobre anciana acusada de brujería, siempre desde una perspectiva histórica. Sus autores, Emilio J. Fernández y Alonso Castaño, que presentan la obra como un ensayo cinematográfico o una ficción documental, quieren alejarse del mito para llegar a la figura histórica, a la persona real que subyace bajo el personaje de leyenda. Por eso han investigado y buscado en todas las fuentes posibles para ahondar en la auténtica biografía de María y en las motivaciones económicas y sociales ocultas tras las acusaciones que se vertieron sobre ella.

A principios del siglo XVII, María Soliña era una viuda rica de Cangas de Morrazo. En 1617, una escuadra de corsarios turcos remontó la ría de Vigo y saqueó la comarca. La pequeña villa no se libró de la marea de muerte y destrucción, y entre los numerosos vecinos que perdieron la vida se encontraban Pedro Barba, el marido de María, y su hermano, Antonio Soliña. Así que, a sus setenta años, la mujer quedó a merced de la ambición y de los abusos de los poderosos. Porque, debido al empobrecimiento de la comarca como consecuencia del gran saqueo, la pequeña nobleza había visto disminuir sus rentas y, para incrementar sus ingresos y mantener su nivel de vida, comenzó a promover juicios por brujería para quedarse con
las tierras y privilegios de muchas mujeres indefensas como María. Las acusaciones mezclaban mujeres ricas con pobres de solemnidad para tratar de disimular las verdaderas intenciones.

Así que María Soliña terminó siendo acusada formalmente de brujería ante al Tribunal de la Inquisición de Santiago. Las acusaciones se basaban en los viajes que hacía casi todas las noches a la playa donde habían muerto su marido y su hermano. El mar se había llevado los cuerpos sin vida y María rezaba para que volvieran. La pérdida la había sumido en una profunda depresión o, quizá como le sucedió a otras mujeres, simplemente tenía el juicio transtornado.

En 1621, la anciana fue conducida a las cárceles secretas y allí fue interrogada y torturada hasta que confesó que era bruja desde hacía casi veinte años y que había llegado a tener trato carnal con el demonio. Después de lo sucedido en Zugarramurdi, la Inquisición tenía mucho cuidado con el resultado de este tipo de juicios y, finalmente, María Soliña fue condenada a llevar un sambenito durante seis meses y se le requisaron todos sus bienes y derechos de presentación, que era lo que de verdad perseguían sus acusadores.

Se presume que la mujer murió, pobre y sola, poco después pero, de alguna manera, su imagen se hizo fuerte en el imaginario colectivo como bruja loca. A ello contribuyó el que nunca se encontrase su partida de defunción ni se conociese el lugar donde pudo ser enterrada. Todo esto alimentó el mito de que el personaje nunca ha muerto.

A Paixón de María Soliña dura poco más de una hora y está protagonizado por la actriz Luma Gómez, mientras toda la historia es narrada a través de una voz en off del historiador Jaime Aguiar. Según parece, el filme destaca por su vestuario y su ambientación. Fue rodado  en diversos lugares de la ría de Vigo, las islas Cíes y la comarca del
Deza, en el monasterio de Carboeiro, Cangas y el pazo de Negreira.

Aunque todavía faltan unos días para que se estrene ante el gran público, la película ya ha tenido un preestreno en Lalín, localidad gallega de la que es oriundo Emilio J. Fernández. Luego intentará hacerse un hueco en las carteleras de la capital. Mientras tanto,
ya está inmersa en una ruta que la lleva por diversos certámenes de cine documental de Europa y Estados Unidos y que culminará con su participación en el prestigioso festival de cine independiente de Sundance de Salt Lake City.

Para ir abriendo boca, aquí tenemos el trailer.

Y aquí se puede encontrar una entrevista con los autores.

Aquellos apasionados de la historia del Santo Oficio están este mes de enhorabuena. Por un lado, la revista Historia National Geografic publica un artículo sobre la Inquisición y la presecución de los protestantes en la Península. Por otro lado, La 2 de Televisión Española está volviendo a emitir desde el pasado jueves la miniserie documental Los archivos secretos de la inquisición.

Hoy, noche mágica y de brujas, vuelvo a dejar otro sortilegio extraído de los legajos de la Inquisición, esta vez del proceso de Antonia Mejía de Acosta, celebérrima hechicera de Madrid, quizá de las mejores que jamás hubo en la Villa, y que fue procesada en 1630 por el Tribunal de Toledo. Se trata de un hechizo de tipo amatorio; asomándose a la ventana, se dice:

Furias infernales,
a vosotras vengo,
a vosotras llamo,
a vosotras invoco
y provoco.

Por aquellos ardores y temblores que tuvisteis
cuando vuestro Criador bajó
por las almas de los santos padres
y al cielo las llevó,
para que os aherrojasen y atormentasen
con el fuego del Volcán:
ansí en el corazón de
fulano os pongáis,
y a mi voluntad le traigáis.

Diablo garroso,
diablo chirigoso,
trahézmele a mi mandar,
que me venga a buscar,
y a rogar
y hacer cuanto quisiere.

                          AHN Inq. T. Leg. 91 nº 176

Siguiendo la línea de Cuarto Milenio, en algunos momentos el reportaje resulta un tanto fantasioso, y la visión que da de la Inquisición en relación a la brujería es muy estereotipada, pero siempre es interesante por las distintas fuentes que se mencionan y los casos que se recogen también de la tradición oral.

Me ha interesado especialmente la descripción del hechizo con la cabeza del gato negro y las habas. En el Archivo Histórico Nacional, un legajo recoge el caso de Polonia Martín, la Forastera, hechicera de Daimiel del siglo XVIII, que realizaba la misma práctica con el gato y las habas, simplemente con algunas variaciones. Existía, pues un “corpus” común de hechizos en la Península, y los sortilegios no eran fruto de inventiva particular de cada una de las mujeres.

A pesar de su extrema miseria, Polonia Martín explicaba el siguiente remedio contra la pobreza a aquellos que acudían a ella:

havían de coger un gato negro y cortándole la
cabeza, enterrarla en tierra sagrada, metiéndole en los ojos dos abas, y
espolvorendo sobre el mismo sitio unos polvos de ara consagrada. Havía de ir
todas las noches entre las doze y la una a regar el sitio donde estaba la
cabeza, renegando allí con palabras formales y expresas de la Santísima
Trinidad, Jesucristo. Maria Santísima y de los Santos, llamando al Demonio

AHN Inq. Leg. 3722/126 y 137

Al cabo de un tiempo, nacerían unas hierbas y usándolas bien, ellas serían las que traerían la fortuna. 

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

162189
visitas desde 2007

Follow me on Blogarama