Monstruos

Seguramente uno de los más conocidos:

Cuando éramos niños, mi padre tenía la costumbre de contarnos a mi hermano y a mí historias sobre los cuadros. Sobre los que él pintaba y sobre los de los grandes maestros, los que aparecían en los libros de láminas o en su colección de Grandes de la Pintura. Fue así como tuve mi primer contacto con algunos de los Caprichos de Goya. He de decir que de mi padre también terminé heredando la afición y predilección por el pintor aragonés.
Recuerdo que llegó un momento en el que me comencé a acercar yo solo a los libros y que me pasaba buenos ratos hojeándolos y admirando los cuadros. De entre todos me fascinaba en particular aquel de cubiertas marrones de algunas de cuyas imágenes mi padre nos contara pequeños cuentos fantásticos, aquel que en su interior mostraba esa serie de “dibujos” tan extraños y sin color. Me atraía y atemorizaba al mismo tiempo.
En los Caprichos y los Disparates se sucedían escenas oníricas y divertidas con otras repelentes y ominosos. Debía de tener por aquel entonces seis o siete años. Las brujas y monstruos, los seres burlones y de expresiones desencajadas, los disparates irracionales, alegóricos… Todo aquello excitaba mi inquieta imaginación infantil. Quedé muy impresionado. También por la violencia de las imágenes de Los desastres de la Guerra, la crudeza con la que se exponían torturas y personas empaladas o fusilamientos. La Tauromaquia, sin embargo, nunca me llamó mucho la atención.
Escribe el resto del post aqui

Hoy dejo una ilustración de Juan Gallego. Está realizada con una mezcla de acrílico y aerógrafo sobre lienzo y tengo el privilegio de realizar su primera subida a internet. Espero en un futuro poder seguir exponiendo muestras de su arte.
Quien quiera ver más ejemplos de sus ilustraciones, puede echar un vistazo aquí

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

301770
visitas

Follow me on Blogarama