Muerto

En el III Salón Internacional del Vehículo Clásico de Madrid se pudo admirar una serie de coches fúnebres de época, auténticas joyas artísticas sobre ruedas. Podréis comprobar, por las imágenes (realizadas por Miguel Caballero Covián), que la etiqueta “gótico” no tiene nada de gratuita.

Enlace a la página del Salón Internacional del Vehículo Clásico.
Reportaje en Hemming blog

Y más Poe (ahora que es inminente el estreno de The raven). Esta primavera, en el marco de la celebración de su 90 aniversario, el Museo de Edgar Allan Poe de Richmond va a exponer una selección de documentos manuscritos del escritor, algunos auténticas rarezas procedentes de colecciones públicas y privadas. Muchos de ellos no habían sido expuestos con anterioridad y otros estaban divididos en fragmentos que pertenecían a distintos dueños y por primera vez se mostrarán completos. La exposición incluirá cartas, cuentos, poesías, ensayos y notas. Se podrán contemplar, por ejemplo, una carta escrita por Poe a Washington Irving (autor de La leyenda de Sleepy Hollow), una autobiografía, el manuscrito más antiguo del escritor en manos privadas o el poema supuestamente escrito por el espíritu de Poe (con la ayuda de un medium) diez años después de su muerte.

Más información:

http://www.poemuseum.org/blog/dozens-of-poe-letters-and-manuscripts-to-be-exhibited

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

147614
visitas

Follow me on Blogarama