Negro

Triste marioneta, poema visual

Con esta composición, Triste marioneta, he ganado el concurso de poesía visual Imago, que había convocado en Steemit la profesora venezolana de teoría literaria Adriana Cabrera. Ha sido toda una sorpresa, porque pensaba que no había llegado al plazo y no podría competir. Pero estaba equivocado, porque no había contado con la diferencia horaria con Venezuela.

Jörg Heidenberger es un programador de sistemas alemán que encontró en la fotografía una manera de evadirse de la vida cotidiana y de expresar sus inquietudes creativas.

Lo cierto es que las fotos de Heidenberger son muy llamativas. Destaca en el tratamiento del desnudo masculino, casi siempre en blanco y negro, y el uso de una luz dura y un alto contraste.

Heidenberger planifica mucho la escenografía. No tiene como objetivo conseguir una representación fiel de la realidad, su intención es, más bien, narrativa. El fotógrafo confiesa que le gusta buscar lugares abandonados, sitios donde se sienta todavía la presencia de sus antiguos habitantes, y tratar de contar las historias, las pasiones que pudieron tener lugar.

La elección de motivos y la manera de plasmarlos pueden recordar a los movimientos de vanguardia. El surrealismo es más que evidente: nos encontramos con escenas imposibles, oníricas o del inconsciente, unos usos extraños de la perspectiva, casi podríamos decir que dalinianos; incluso con personajes de traje y sombrero, a lo Magritte. No obstante, la localización fábricas, la presencia de antiguas máquinas y la importancia que le da al movimiento en algunas de sus fotografías nos acercarían más a la estética del Futurismo.

Son muy famosas los retratos (más bien autorretratos) de su serie Cube, donde juega con el gran angular y el fotomontaje para presentarnos instantáneas en las que distorsiona la perspectiva tradicional del cuerpo humano y nos presenta escorzos imposibles o extraños bustos casi escultóricos. El resultado transmite una sensación de inquietud y confusión.

Lo mejor, como siempre, es que cada uno lo descubra por sí mismo.

 

Fotografías de Heidenberger

heidenberger photograpy

Heidenberger photography

Desnudos imposibles de Heidenberger

Fuentes:

Página personal del artista

Entrevista en http://www.fotocommunity.de

Portada del libro de San Cipriano

 

«Matarás un gato negro, precisamente un sábado, al dar la primera campanada de las doce y lo enterrarás en un terreno cercano a tu casa, después de haberle metido una haba en cada ojo, otra debajo de la cola y otra en cada oído. Hecho todo esto, cubres de tierra al gato y ve a regarle todas las noches, al dar la media noche, con muy poca agua, hasta que las habas hayan brotado y estén maduras. Cuando esto suceda, corta la mata y llévatela a tu casa; pon luego las habas a secar para hacer uso de ellas cuando te pareciere. Colocada una haba en la boca, tiene la virtud de hacerte invisible y por tanto, puedes penetrar en cualquier lugar sin ser visto. Colocándotela en la palma de la mano izquierda y apretándola con el dedo del corazón, y ordenando al diablo que se te presente, éste se te presentará poniéndose incondicionalmente a tus órdenes.»

El fragmento anterior es un hechizo que se puede leer en el Libro de san Cipriano, un conocido grimorio que, aunque corría manuscrito, fue publicado por primera vez en la segunda mitad del siglo XVIII. Pues bien, resulta que es parecidísimo a uno que recogí para Daimiel, pueblo de brujas del proceso inquisitorial llevado a cabo contra Polonia Martín de la Leona. La malograda Polonia, conocida por todos como “la Forastera” (AHN Inq. Leg. 3722/126 y 137), fue una hechicera de gran renombre en esa zona de la Mancha a mediados del XVIII. Lo que se puede leer en los legajos que guarda el Archivo Histórico Nacional dice así:

havían de coger un gato negro y cortándole la cabeza, enterrarla en tierra sagrada, metiéndole en los ojos dos abas, y espolvorendo sobre el mismo sitio unos polvos de ara consagrada. Havía de ir todas las noches entre las doze y la una a regar el sitio donde estaba la cabeza, renegando allí con palabras formales y expresas de la Santísima Trinidad, Jesucristo, Maria Santísima y de los Santos, llamando al Demonio.

Con el tiempo brotarían unas hierbas, que se podrían usar para distintos menesteres, sobre todo para encontrar riquezas.

Ya expresé mi sorpresa cuando descubrí que en Cuarto Milenio trataron el caso de unas hechiceras extremeñas que realizaban una variedad muy semejante del hechizo de las habas de Polonia, con cabeza cortada de gato negro incluida. Ahora me encuentro el mismo tipo de hechizo en un grimorio, el Ciprianillo (nombre popular por el que también se conoce el libro). Si lo que expresa la Forastera en su testimonio son prácticas de hechicería popular, que se transmitían entre mujeres por tradición oral, el hechizo registrado en el Ciprianillo proviene de la tradición culta de los grimorios, de la alta magia que solo estaba al alcance de los eruditos.

Así que se nos plantea una disyuntiva: ¿Había un corpus común y extendido de hechizos de tradición oral que, compilado con el tiempo y publicado al final? ¿O hubo alguna hechicera que tuvo en algún momento acceso a alguno de estos grimorios, aprendió los sortilegios y luego los pasó de manera oral? Hay que tener en cuenta que, en esta época, la mayor parte de la población (y más una mujer pobre y rústica de pueblo) era analfabeta. Aunque también pudo darse el caso de que algún mago culto hubiera enseñado este tipo de magia a gente que luego la empleó de manera popular. Es una cuestión importante, ya que la primera posibilidad implicaría que la magia de ciertos grimorios era, en realidad, magia de carácter popular, mientras que la segunda señalaría como origen de ese tipo de magia hechiceril en un tipo de magia culta. Sea como fuere, es algo que me incita a seguir investigando sobre el tema.

¿Y vosotros qué opináis? ¿Magia culta o magia popular?

Portada de Hardboiled

Genial vídeo de presentación del juego de rol Hardboiled creado por la gente de La marca del este y publicado mediante mecenazgo. El juego, como indica su propio nombre, está basado en las novelas hard-boiled, un género que bebe de la novela policiaca, la novela negra, y el pulp, y se ha creado un sistema específico para él: The Maltese Falcon System, basado en una especie de D100 simplificado en el que se da gran relevancia a la investigación.

Un vídeo muy bien editado que, con las primeras notas del saxo, te introduce de lleno en esa atmósfera de whisky, cigarrillos, detectives y femmes fatales. Que lo disfrutéis.

Y para hoy, un corto de terror

Corto de animación basado en el conocido relato de terror psicológico de Edgar A. Poe El corazón delator.  Dirigido por Ted Parmelee en 1953, fue nominado al Óscar al mejor cortometraje de animación.

Este corto fue rompedor en su época, lo que era normal en las producciones de la United Productions of America (UPA). La UPA surgió a mediados de los 50 de un grupo de disidentes de la Disney que se alejaban de los cánones establecidos por los grandes estudios, y que querían respetar la visión y el estilo individual de los artistas. Sus animaciones apostaban por la innovación tanto en lo temático como en lo estético, y se acercaban al arte vanguardista de las décadas anteriores o al estilo gráfico estilizado y lineal del mundo publicitario de esos años. En el caso de este corto, la práctica ausencia de color (tan solo blanco y negro y tonos ocres o amarillos) y la animación limitada y expresiva se conjuga perfectamente con esa atmósfera oscura y surrealista que refleja el descenso a la locura del protagonista.

El corazón delator (The Tell-Tale Heart en inglés) es una obra que rompió moldes, ya que en Estados Unidos se consideró la primera animación dirigida específicamente a un público “adulto”, por lo que se clasificó con una X.

Anuncio de El corazón delator

Para saber más:
El corazón delator en Filmaffiniti
Pequeñas historias del cine. Boing, Boing! UPA: La revolución de la animación moderna

 

ilustraciones de Wuwejo

Wuwejo es el pseudónimo de Jacek Kaczynski, un ilustrador digital polaco con una visión muy personal del universo. Su trabajo se caracteriza por imágenes surrealistas, oníricas, en las que predominan
los tonos grises, el blanco y negro, con los que reconoce que se encuentra más cómodo.

A Jacek le gusta la ambigüedad y la subjetividad. Es un artista conceptual. En sus obras nos presenta un
mundo plagado de criaturas extrañas que están sumergidas en paisajes raros y sombríos. A veces rezuman una especie de tensión espectante. Su intención es expresar emociones básicas y mostrarnos esa realidad invisible que está detrás de la cotidaneidad. Por eso, aunque las atmósferas que plasma puedan parecer tristes, terroríficas o incluso macabras, siempre esconde una pizca de ironía o humor sutil.

[ngg_images source=”galleries” display_type=”photocrati-nextgen_basic_thumbnails” override_thumbnail_settings=”0″ thumbnail_width=”240″ thumbnail_height=”160″ thumbnail_crop=”1″ images_per_page=”20″ number_of_columns=”4″ ajax_pagination=”0″ show_all_in_lightbox=”0″ use_imagebrowser_effect=”0″ show_slideshow_link=”1″ slideshow_link_text=”[Mostrar presentación de diapositivas]” order_by=”sortorder” order_direction=”ASC” returns=”included” maximum_entity_count=”500″]
 

Página personal: http://www.wuwejo.pl
Entrevista en lamono magazine

The invention of love es un precioso cortometraje de animación del joven director ruso Andrey Shushkov, al estilo del teatro de sombras chinescas. La historia está llena de sentimiento y poesía, y la música que la acompaña es el complemento perfecto para lograr esa atmósfera final. Espero que os guste como a mí.

The invention of love

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

50238
visitas

Follow me on Blogarama