Steampunk

El guardián – Cyborg mercenario decimonónico

Contratado por Industrias Químicas de las Indias Orientales, El Guardián se suele ocupar de los asuntos sucios del potentado Mr. Advogard.

Esta es la última camiseta que hemos diseñado a raíz de una ilustración de Juan Gallego. Como siempre, puede conseguirse a través de nuestra tienda en Redbubble.

Etsy es una especie de mercadillo de artesanía pionero en las redes virtuales, que pone a disposición de los artesanos un espacio para exponer y vender sus productos. Entre las diversas tiendas, hay algunas que ofrecen bisutería basada en la estética steampunk. Se pueden encontrar artículos muy interesantes. Aquí dejo una muestra:

Ingeniero steampunk al servicio de S.M. la reina Victoria.

Poco a poco vamos terminando los trabajos de temática steampunk. Esta ilustración primero se pintó a la acuarela y después se escaneó y se retocó con Painter; luego, con Photoshop, se adaptó para camiseta. Tuve un percance con mi abuelo y me tocó repetir gran parte del trabajo, uf… Pero bueno. Al final ahí está. Como las demás, se encuentra en venta en nuestra tienda de camisetas de Redbubble a buen precio.

Detalles:


A través de los amigos del foro SteampunkSP he descubierto este interesante grupo de heavy alemán de estética victoriana, que realiza toda su música con dos clarinetes, un chelo, un contrabajo y la batería. Dejo un par de vídeos musicales: el primero parece un concierto de rock transladado a un universo steampunk -es curiosísimo y está genial-; el segundo cuenta una historia con una ambientación llena de pinceladas de gótico decimonónico.

El steampunk (punk de vapor) es un subgénero de la fantasía y la ciencia-ficción que surgió como alternativa al cyberpunk, esa corriente que en los años ochenta mezcló la alta tecnología con la vida de los bajos fondos.

El término lo acuñó en 1987 el escritor K. W. Jeter para referirse a aquellas obras que sitúan su acción en mundos con ambientación de corte decimonónico donde el vapor es la fuente de energía predominante y abundan los inventos tecnológicos ficticios. El steampunk se refiere a un tiempo que nunca fue, a aquel futuro lleno de locomotoras, dirigibles y protosubmarinos con el que fantasearon Julio Verne y H. G. Wells a finales del siglo XIX: realidades supuestas en las que la civilización ha tomado un camino científico diferente al actual.

Los primeros relatos de este género fueron novelas negras ambientadas en la «era del carbón y vapor», la era victoriana propia de los cuentos de Charles Dickens, libros situados en un siglo XIX fantástico caracterizado por la creencia a ultranza de la ciencia y el método científico.

Con posterioridad, a esta era victoriana de ciencia-ficción se le introdujeron nuevos elementos, como excéntricas máquinas de vapor, complicados trabajos de artesanía mecánica, autómatas propulsados de las más exóticas formas y dotados de inteligencia… lo que convirtieron a este subgénero en un mundo donde lo barroco, alocado y grotesco convive con las fábricas, las mansiones de los burgueses, los puertos comerciales o los movimientos obreros.

Más tarde también apareció el steampunk fantasía, donde la magia cobraba tanta importancia como la ciencia. Un mundo de hadas con aires steampunk mezclaría los elementos típicos de la fantasía medieval, la espada y brujería, con máquinas de vapor y armas de fuego.

Algunas de las novelas más representativas del steampunk son Las puertas de Anubis, de Tim Powers, La Materia Oscura, de Philip Pullman, The Warlord of the Air de Michael Moorcock, Lord Kelvin’s Machine de James P. Blaylock y The difference engine de William Gibson y Bruce Sterling.

Pero lejos de ser sólo un subgénero literario de ciencia-ficción, el steampunk se ha trasladado al mundo del cine y la animación, con películas como Wild Wild West, La ciudad de los niños perdidos, Rocketeer, La brújula dorada, El castillo ambulante, Número 9… al mundo del cómic, como en Hellboy o en La liga de los Hombres extraordinarios; al mundo del videojuego, como vemos en las sagas Final Fantasy o Mist; y a ambientaciones de juegos de rol como Reinos de Hierro y Victoriana. Incluso han surgido, en los últimos tiempos, asociaciones steampunk, con gente que se reúne para mostrar los atuendos que ellos mismos se han fabricado, o sus últimos inventos. También han aparecido grupos musicales que guardan esta estética tanto en el fondo de sus composiciones como en la forma de presentarlas.

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos