Victoriano

El guardián – Cyborg mercenario decimonónico

Contratado por Industrias Químicas de las Indias Orientales, El Guardián se suele ocupar de los asuntos sucios del potentado Mr. Advogard.

Esta es la última camiseta que hemos diseñado a raíz de una ilustración de Juan Gallego. Como siempre, puede conseguirse a través de nuestra tienda en Redbubble.

Ingeniero steampunk al servicio de S.M. la reina Victoria.

Poco a poco vamos terminando los trabajos de temática steampunk. Esta ilustración primero se pintó a la acuarela y después se escaneó y se retocó con Painter; luego, con Photoshop, se adaptó para camiseta. Tuve un percance con mi abuelo y me tocó repetir gran parte del trabajo, uf… Pero bueno. Al final ahí está. Como las demás, se encuentra en venta en nuestra tienda de camisetas de Redbubble a buen precio.

Detalles:


A través de los amigos del foro SteampunkSP he descubierto este interesante grupo de heavy alemán de estética victoriana, que realiza toda su música con dos clarinetes, un chelo, un contrabajo y la batería. Dejo un par de vídeos musicales: el primero parece un concierto de rock transladado a un universo steampunk -es curiosísimo y está genial-; el segundo cuenta una historia con una ambientación llena de pinceladas de gótico decimonónico.
Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

12630
visitas

Follow me on Blogarama