Una pesadilla

Cuentan que la Pesadilla es una vieja que oprime el pecho de quienes la sufren. Esta noche soy yo quien la sufre y yo soy quien nota sus dedos raquíticos a través de la almohada, empujándola sobre mi cara.
Siento que me ahogo, y la veo. No puedo explicarlo, escapa a la razón, pero está ahí, perfectamente dibujada en mi cabeza, susurrándome mientras braceo al aire. Se parece a la Muerte. Así, con mayúsculas. El Segador Siniestro, la Dama de la Guadaña con la capucha puesta. Tal como la pinta Peter Jackson en su película sobre fantasmas…con el mismo aspecto que un Nazgul salido de su cabeza.
Me oprime el pecho y me susurra al oído, con tanta claridad que el susto me devuelve al mundo de la vigilia en un duermevela de espanto. Me cuesta discernir si estoy despierto o sigo soñando, porque la sábana me cubre el rostro y me provoca tal ansiedad que de verdad pienso que la vieja todavía está sobre mí, apretando.
Cuando, desesperado, logro apartarme el lienzo de la cara mis ojos se llenan de una oscuridad más clara, más sosegada, más amable. Y mi corazón comienza a calmarse.
Pasan los segundos, lentamente y entonces me doy cuenta de que algo anda mal. Siento que no peso…o más bien, noto que no siento. No puedo tocarme las manos. No puedo incorporarme ¿Qué está pasando aquí?
Ahora floto sobre mí. Ya no tengo nauseas, sólo una sensación de gran tranquilidad.¿De verdad era la muerte? ¿Acabo de morir? No veo túnel ni luz blanca. No me distingo ahí abajo. Sólo sé que floto y que no noto mi cuerpo. La opresión ha dado lugar a una levedad tan etérea que casi no puedo decir si formo parte de mí mismo.
Y eso ¿qué es? Un hilo blanco, brillante. Creo que es plata. Me rodea y luego se pierde en la negrura. No sé si un extremo está atado a mí.
Me pregunto por qué no he revivido mi vida con mi último aliento. Supongo que es otro de tantos mitos. Y ahora son muchas las preguntas que se quedan sin respuestas.
Creo que he muerto. He tenido un ataque al corazón. Seguro. Una bonita metáfora, la Pesadilla oprimiendo el corazón hasta pararlo. Y los ahogos… Pero no estaba preparado. Así, en mitad de la noche, interrumpiendo un sueño del que no me acuerdo.
Entonces recuerdo… ¿Qué es lo que la Parca me decía? Me hablaba al oído con voz queda. Ah sí: “despierta” me susurraba. ¡Despierta!
Con el grito aún resonando en mi cabeza, abro los ojos y me despierto.

Javier González-Gallego Sánchez-Camacho «Alcaraván»

Este escrito también está publicado en Steemit.

3 comentarios en “Una pesadilla”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *