Visita virtual a la capilla Sixtina

No todos tenemos la oportunidad de viajar a Italia y contemplar de primera mano una de las grandes maravillas del arte universal como es la capilla Sixtina. Pero, gracias a estos recursos en red, ahora podemos realizar visitas virtuales y experimentar, al menos en una pequeña parte, la emoción de contemplar todo el conjunto de frescos, desde los trampantojos de la parte baja de las paredes hasta la impresionante bóbeda de Miguel Ángel, la pared del Juicio final, o las piezas de Perugino, Botticelli, Rosselli y demás pintores del Quattroccento que decoran las paredes.

El propio Vaticano permite, desde su web, una de estas vistas. Aunque está captada desde un solo punto central, podemos mover la cámara 360º en todos los ejes, y hacer zoom para acercarnos y admirar detalles:

Visita virtual a la capilla Sixtina – Web del Vaticano

Otro recurso interesante es el que encontramos en la página de vatican.com, una web para planificar viajes al Vaticano, donde nos ofrecen un tour virtual en 3d; es más dinámico, pero solo te mueves por la ruta establecida en la aplicación.

Tour en 3d – Vatican.com

Y, como bonus, dejo también esta interesante vídeo introductivo de la historiadora Elizabeth Lev sobre la más famosa de las capillas cristianas:

Espero que estos recursos os resulten útiles o, al menos, interesantes.

2 respuestas a Visita virtual a la Capilla Sixtina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete al blog

Y recibirás los artículos de Senderos Ocultos directamente en tu correo electrónico.

Archivos

Eres un erudito de historias secretas, una investigadora de libros polvorientos, o un saqueador de relatos...

Eres una cazadora de brujas, un arquólogo de lo grotesco o una tejedora de mitos y leyendas...

¡Bienvenidos! Habéis llegado al lugar indicado: un rincón donde se unen los senderos ocultos del arte, la música, la literatura y la historia.

«Dios ha cerrado sus oídos a cuantas plegarias se le dirigen en su presencia. En el invierno, los lobos se reúnen en manadas junto al enebro que la protege para lanzarse sobre las reses; los bandidos esperan a su sombra a los caminantes, que entierran a su pie después que los asesinan, y cuando la tempestad se desata, los rayos tuercen su camino para liarse, silbando, al asta de esa cruz y romper los sillares de su pedestal».

Gustavo A. Bécquer: La cruz del diablo

187152
visitas desde 2007

Follow me on Blogarama